Cancún, Qroo. De las más de 10,000 hectáreas consumidas por los incendios en Quintana Roo, 80% está ubicada en los municipios de Lázaro Cárdenas y Benito Juárez; las pérdidas por afectación de tierras de cultivo, así como actividades de apicultura, madereras y ecoturismo son incuantificables, pues al menos la producción de miel de abeja se verá disminuida este año en 20 por ciento.

La secretaria general del ayuntamiento de Lázaro Cárdenas, Pilar de la Cruz Chicatti, informó a El Economista que el incendio activo más preocupante es el que en apenas dos días ha consumido 50 hectáreas de la reserva de Yum Balam, zona rica en maderas preciosas y hábitat de más de 230 especies de orquídeas (especie amenazada), sin contar con las actividades ganaderas, de las que se desconoce el número preciso de cabezas de ganado que han sucumbido ante las llamas.

Impacto amargo

Comentó que tan sólo en producción de miel, Lázaro Cárdenas produce anualmente 160 toneladas, cifra que se verá disminuida en 20% por la pérdida total de cinco de los módulos apícolas más grandes del municipio, sin contar con que el riesgo persiste para los más de 230 productores de miel del municipio, pues el combate a los incendios es muy precario por carecer de recursos y equipo para poder mantener a raya las llamas.

Según cifras de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, la península de Yucatán es la primera región productora de miel en todo México y en el 2005 Quintana Roo llegó a ocupar el sexto lugar a nivel nacional en producción apícola.

A nivel internacional, en ese año la exportación de miel llegó a las 18,846 toneladas, siendo Reino Unido y España los principales países importadores de este producto mexicano.

Ecoturismo, con afectaciones

Aunado a la actividad apícola, hay afectaciones a actividades madereras debido a que los incendios afectaron la zona de producción carbonera y ha consumido maderas preciosas como cedro, pich, ceiba y demás especies de selva alta en la reserva de Yum Balam, añadió De la Cruz Chicatti.

La actividad ganadera es otra de las afectadas porque las llamas arrasaron las cercas de por lo menos seis ranchos y dejaron escapar cientos de animales, pero hasta el momento no hay una cifra precisa de las cabezas perdidas, puesto que hay zonas a las que las llamas impiden el acceso, explicó la funcionaria.

El titular de la Secretaría de Desarrollo Agropecuario e Indígena (Sedari), Gabriel Mendicutti Loría, dijo que una cifra preliminar de las pérdidas económicas por los siniestros de este año es del orden de 40 millones de pesos, pero hasta en tanto no se extingan los más de 21 incendios activos que reporta la Conafor y se realice una cuantificación de las zonas afectadas no se podrá establecer con certeza el impacto económico.

Para Lázaro Cárdenas las consecuencias se prevén desastrosas, pues es un municipio que le apuesta al ecoturismo y muchas de las actividades como tours a través de la selva y viajes a la isla de Holbox se han visto afectadas por el humo que impide la visibildad en los caminos y hace irrespirable el ambiente, comentó De la Cruz Chicatti.

La funcionaria dijo que están solicitando la declaratoria de emergencia para el municipio, pues los recursos del ayuntamiento son insuficientes para combatir con oportunidad y rapidez los siniestros que amenazan una de los principales riquezas de la zona.

Por su parte, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente informó que han recibido 12 denuncias por incendios provocados en todo el territorio estatal y han abierto dos averiguaciones previas ante la PGR por este mismo delito, pues se presume que muchos de estos siniestros son iniciados intencionalmente por fraccionadores de tierra para obligar al cambio de uso de suelo y dar paso a nuevos desarrollos habitacionales.

[email protected]