La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ejerció durante el primer trimestre del año 5,205.2 millones de pesos en la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL), en el Estado de México, lo que representa 97% del presupuesto que se le asignó en el 2020 para ello, de acuerdo con el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública.

En dicho documento se menciona que la obra lleva un avance físico de 7% desde que inició (octubre del 2019) y a la fecha está registrada con un costo de 82,136.1 millones de pesos, monto que fue actualizado este año y es 3.6% mayor al mencionado el pasado 19 de marzo por el general ingeniero Gustavo Vallejo.

En conferencia de prensa, el encargado del proyecto dijo ese día que el “techo financiero” estaba en 79,305.7 millones de pesos referidos en el registro ante la Secretaría de Hacienda y serían utilizados para construir la infraestructura básica del aeropuerto en dos años y en uno más las obras complementarias, de tal forma que el 21 de marzo del 2022 se inaugure la terminal.

Cada lunes, la Sedena difunde en las conferencias del presidente Andrés Manuel López Obrador los avances de la obra. Sin embargo, en el último mes ya no se ha mencionado el avance físico y financiero, como lo hacía previamente.

Además, se creó un canal en YouTube donde se difunde información del proyecto que no fue detenido por la pandemia del Covid-19, e incluso cuenta ya con tres turnos laborales para cumplir con el objetivo. En uno de los videos del mes pasado se menciona: “Mientras duermes, continuamos trabajando en esta gran labor que es de suma importancia para México”.

¿Y el dinero que falta?

Debido a que el AISL es un proyecto prioritario para el gobierno federal (junto con la Dos Bocas o el Tren Maya, por ejemplo), la Secretaría de Hacienda deberá realizar este año, de acuerdo a lo establecido en la ley, las reasignaciones presupuestales (que puede ser de otras dependencias) para continuar con el proyecto, que no se detendrá aún con las propuestas del sector privado de hacerlo para hacer frente a las complicaciones económicas que proceden a la crisis sanitaria.

Los ajustes que se hagan aparecerán en el informe del actual trimestre en el apartado de Presupuesto 2020 modificado. Además, como parte del interés en la obra, la dependencia ha planteado que para el siguiente año sería deseable destinarle 27,574.1 millones de pesos, lo que representaría un incremento de 413%, respecto al monto del 2020.

En el Informe sobre la Situación Económica, las Finanzas Públicas y la Deuda Pública también se precisa que la Sedena no había ejercido nada de los 37.8 millones pesos que se le asignaron de presupuesto este año para elaborar los estudios de preinversión para la conectividad para el sistema aeroportuario metropolitano del valle de México.

Entre las opciones a estudiar están: la extensión de la Línea 1 del Sistema Mexibús´, desde las estaciones Ojo de Agua al nuevo aeropuerto, de Ciudad Azteca al AICM, y la conexión del Aeropuerto Internacional de Toluca (AIT), con la estación Tecnológico del Tren Interurbano México-Toluca.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx