Grupo Aeroméxico recibió el lunes la autorización para iniciar un acuerdo con las empresas que le arriendan aviones y pagarles por hora de uso, estrategia que forma parte de su proceso de reestructura financiera ante el impacto de la pandemia del Covid-19.

“Los Acuerdos PPH (pago por hora) permitirán que Aeroméxico cambie la estructura de costos de arrendamiento mensuales en función de la utilización del equipo a tarifas competitivas, lo que generará mensualmente importantes ahorros en comparación con las tarifas contratadas originalmente”, se informó en un comunicado.

El convenio se realizará con 27 empresas distintas de arrendamiento de aeronaves con una cobertura de 82 aviones y 14 motores de repuesto (hasta el segundo semestre del año, el grupo contaba con una flota de 109 aviones).

“Se trata de un paso significativo en el proceso de reestructuración de Aeroméxico, que facilita el camino para negociar acuerdos a largo plazo con nuestros socios arrendadores sobre los equipos que tiene sentido retener en nuestra flota estratégica”, refirió su director general, Andrés Conesa, quien ya había referido que la empresa tendría un ajuste en su tamaño de operaciones.

Por lo pronto, se informó que Aeroméxico seguirá llevando a cabo de una manera ordenada el proceso voluntario de reestructura de sus pasivos financieros bajo el proceso de Capítulo 11 en una corte de Estados Unidos, mientras continúa operando y ofreciendo servicios a sus clientes y contratando de sus proveedores los bienes y servicios requeridos para la operación.

“Vamos a continuar aprovechando las ventajas del procedimiento de Capítulo 11 para fortalecer nuestra situación financiera y liquidez, proteger y preservar la operación y activos, e implementar los ajustes necesarios para enfrentar el impacto derivado del Covid-19”, se agregó.