El director ejecutivo de Ingresos de Grupo Aeroméxico, Anko Van der Werff, anunció su segunda ruta en España, Ciudad de México-Barcelona, que iniciará el próximo 31 de octubre, lo que permitirá seguir incrementando su presencia internacional, a pesar de que Emirates tiene la intención de operarla.

Además, la nueva ruta ayudará a cumplir el objetivo de movilizar al cierre del 2018 a 22 millones de pasajeros en todos sus destinos, lo que implicará un crecimiento de 6%, respecto del año pasado.

“No tenemos miedo de la competencia, ni de Emirates ni de nadie (...) Seremos la primera aerolínea que vamos a poner en nuestro sistema de venta la ruta”, agregó.

Durante su participación en el Tianguis Turístico, el directivo dijo que su crecimiento de pasajeros es resultado de una mezcla de varios elementos, entre ellos la amplia oferta de servicios que ofrecen y su esquema de tarifas, que recientemente se modernizó con la finalidad de otorgar a sus clientes lo que realmente necesita.

A nivel internacional, la aerolínea bandera conecta desde la Ciudad de México a Europa con las rutas a Madrid, Londres, Amsterdam y París. En Asia es la única que conecta a México con Corea, Japón y China. Además de llegar a Chile, Colombia, Argentina, Perú, Ecuador o Brasil.

EU, un creciente mercado

Anko Van der Werff consideró que Estados Unidos es uno de sus mercados más atractivos para mantener su crecimiento fuera del país y actualmente representa 25% de su volumen total de pasajeros (50% está dentro de México y 25%, en sus destinos a Europa).

“Es un país fundamental, clave para nosotros, por eso buscamos ahí un socio tan fuerte como Delta, que tiene más contratos corporativos que ninguna aerolínea y cuenta con los hubs más grandes: Atlanta, que moviliza 110 millones de pasajeros, luego Nueva York, Detroit, Minneapolis, Los Ángeles. Hemos abierto nuevas rutas a Detroit, Austin o Portland”, refirió.

En dicho proceso de expansión también se suma el nuevo convenio aéreo con EU, que el año pasado fue el primero de su aplicación y les permitió la apertura de las nuevas rutas y en los escritorios de Aeroméxico hay varias más en planeación.

Por el momento, la flota de Aeroméxico es de 131 aviones y tiene una antigüedad de siete años, que es menor al promedio de las aerolíneas nacionales (ocho años) y su renovación es cotidiana.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx