Las aerolíneas globales bajaron sus pronósticos para las ganancias de la industria en 2018 frente a costos más altos por combustible y advirtieron que unas tasas de interés más altas y un conjunto de tensiones geopolíticas aumentarían los riesgos para sus operaciones.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés), que representa a cerca de 280 operadores, pronosticó el lunes que la industria registraría una ganancia de 33,800 millones de dólares este año, un 12% bajo la proyección anterior de 38,400 millones de dólares.

Pero se prevé que el rendimiento por pasajero, un indicador para la tarifas aéreas, suba en 3.2% este año. Sería el primer incremento anual desde 2011 ante una economía global más fuerte, que conduce el crecimiento en la demanda, dijo la IATA.

"El 2018 es un año más difícil pero las aerolíneas están haciendo un bueno trabajo", aseguró Alexandre de Juniac, director general de IATA, a medios durante la reunión anual de la asociación. El dirigente agregó que gran parte del declive en los beneficios se debía a precios más altos del crudo.

Para 2018, IATA proyecta un precio promedio de 70 dólares por barril de petróleo. La cifra se compara con el promedio de 54.90 dólares del año pasado y con el pronóstico anterior de 60 dólares.

De Juniac advirtió que las aerolíneas podrían verse afectadas por los efectos de "fuerzas políticas presionando por una agenda proteccionista", sin especificar cuál de esas fuerzas políticas era la que le generaba más preocupación.

Estados Unidos y China se han amenazado mutuamente con elevados aranceles y algunos países europeos protestan por los nuevos gravámenes de Washington sobre el acero y el aluminio. Reino Unido planea dejar la Unión Europea, decisión que se ha estancado por la confusión sobre cuándo y cómo se concretará.

 Advierte de la falta de capacidad de los aeropuertos 

La asociacióninstó a los gobiernos a aumentar rápidamente la inversión y la capacidad de sus aeropuertos frente al boom del transporte aéreo en los próximos años.

"Tenemos una crisis de capacidad. Y no estamos viendo la inversión necesaria en infraestructuras para resolverla", dijo el director ejecutivo de la IATA, Alexandre de Juniac, en la reunión anual de la asociación que se celebra en Sídney.

El número de pasajeros aéreos en el mundo debería alcanzar 7,800 millones de personas en 2036, cerca del doble que la cifra actual, un aumento para el que ni los aeropuertos ni las infraestructuras de control están preparados, según la IATA.

De Juniac explicó además que los gobiernos están delegando la inversión en infraestructuras al sector privado pero que hasta ahora los resultados no han sido los esperados.

"Está claro que los aeropuertos privatizados son más caros. Pero no hay muchas diferencia con los aeropuertos públicos en términos de eficiencia o de inversión", aseguró.

La IATA, que reúne a 280 compañías aéreas, también presentó este lunes su previsiones de tráfico aéreo, que debería aumentar un 6.5% este año, hasta 4,360 millones de pasajeros.