México aporta sólo 1% del valor agregado de la producción manufacturera de la industria aeroespacial, la cual fue de 6,366 millones de dólares en el 2014, informó Felipe Sandoval, vicepresidente del Centro de Operaciones Mecánicas de América de la empresa estadounidense Honeywell.

La industria aeroespacial tiene regulaciones muy fuertes y es una industria nueva en México, con un desarrollo importante apenas en los últimos ocho años , comentó Sandoval.

Con 40 años en México, Honeywell opera 13 plantas en las que produce una amplia variedad de productos, incluyendo sensores, controladores de seguridad, sistemas de aire acondicionado, partes para turbinas y cascos y lentes de seguridad.

El valor agregado de México equivaldría a 64 millones de dólares, aportados en su gran mayoría por herramentales, que no requieren procesos de certificación. Los insumos utilizados en el sector provienen principalmente de Estados Unidos.

El proceso de certificación de proveedores en la industria aeroespacial, a diferencia de otras industrias, es largo y tortuoso , agregó Sandoval. La explicación está en que si Boeing o Airbus sacan al mercado un nuevo avión, gastan en procesos de certificación entre 300 y 400 millones de dólares, con contratos para sus proveedores durante los 10 años siguientes, aproximadamente.

Sandoval comentó que México cuenta con grandes áreas de oportunidad para empresas ya instaladas con capacidades y las cuales deberían estar listas para los siguientes ciclos de pedidos de las empresas constructoras de aeronaves.

Según él, el valor agregado de México podría escalar entre 5 y 15% en 10 años, si se hace los movimientos correctos para desarrollar la cadena en áreas críticas, como producir forjados no ferrosos o tratamiento térmicos.

De acuerdo con el estudio KPMG Competitive Alternatives 2014, México es uno de los países más competitivos en el mundo y el más competitivo de Norte América en términos de costo de manufactura aeroespacial, aproximadamente 13.3% menos que en Estados Unidos, 14.2% menos que Alemania, 13.8% menos que Australia y 12.8% menos que Japón.

Según ProMéxico, Estados Unidos carece del capital suficiente de recursos humanos, lo cual significa que México puede ser un socio estratégico para la industria.

Adicionalmente, los recortes presupuestarios importantes ocurridos en Estados Unidos han presionado a varias empresas de este sector, en especial aquellas que obtienen contratos del gobierno de ese país, a buscar opciones más competitivas como las ofrecidas por México.

La industria aeroespacial en México aumentó sus exportaciones 18% en el 2014, al pasar de 5,400 a 6,366 millones de dólares, de acuerdo con la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (Femia).

Establecidos en suelo mexicano

  • En el 2011, Bombardier anunció una inversión de 50 millones de dólares para fabricar el fuselaje de popa de toda la familia de aviones Global, incluyendo el recientemente anunciado jet Global 7000 (entrada en servicio prevista para 2016) y el jet Global 8000 (entrada en servicio prevista para el 2017). Desde que Bombardier se estableció en México en el 2006, ha invertido 500 millones de dólares en su planta de producción en Querétaro.
  • En el 2011, Eurocopter, una subsidiaria de Airbus Group, anunció una inversión de 75 millones de dólares en Querétaro. En el 2013, inauguró su nueva planta para fabricar puertas de aviones Airbus y partes de helicópteros.
  • Safran es el inversionista francés más importante del país en los últimos años. Desde el 2007, la empresa ha realizado ocho aperturas de nuevas fábricas o ampliación de instalaciones. En marzo del 2012, Safran abrió un nuevo taller de Snecma para los motores CFM56 en Querétaro.

[email protected]