Las aduanas de Estados Unidos aumentaron 73% sus ingresos arancelarios en el 2019, para alcanzar 71,000 millones de dólares.

Aun cuando ese indicador se disparó, la Casa Blanca estima captar 92,000 millones de dólares en aranceles aduaneros en el 2020, de acuerdo con el medio estadounidense Politico.

Sin embargo, espera que luego, baje a 54,000 millones de dólares en el 2021 y 43,000 millones de dólares en el 2022. Los resultados reflejan las acciones que la administración del presidente Donald Trump tomó para imponer aranceles a una gama amplia de importaciones de China.

Además, entraron en vigencia nuevos aranceles en aviones civiles y ciertos productos importados de países de la Unión Europea. Las proyecciones incorporan el supuesto de que las tarifas vigentes a partir del 7 de enero del 2020 (el día en que se completó el pronóstico económico) continuarán de manera permanente, sin ningún cambio.

Por otro lado, las estimaciones de los efectos económicos generales de los aranceles estadounidenses varían, dependiendo de los supuestos de modelado y el conjunto específico de tarifas consideradas.

Sin embargo, la mayoría de los estudios predicen disminuciones en el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB). En uno de los casos, la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por su sigla en inglés) estimó que los aranceles vigentes a partir del 25 de julio del 2019 reducirían el PIB de Estados Unidos en aproximadamente 0.3% para el 2020 por debajo de una línea de base sin las tarifas.

En otro cálculo, también considerando las acciones más recientes, el FMI estimó que los aranceles reducirían el PIB mundial en 0.8% en el 2020.

[email protected]