La actividad industrial en el país cerró con una caída anual de 2.5% en diciembre (con cifras ajustadas por estacionalidad) pronunciando su contracción respecto al mes previo cuando cayó 0.8%, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Lo anterior debido a que tres de sus cuatro componentes se ubicaron en terreno negativo.

En su interior, la minería ligó otro mes en contracción, pues cayó 8.2%; en noviembre su caída fue 7.8 por ciento. Respecto a la construcción, ésta ligó su segundo mes en contracción, pues registró una variación anual de -3.9 por ciento.

La generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, agua y de gas se contrajo 1.1 por ciento. Este componente no había caído desde mayo pasado. Las industrias manufactureras lograron mantenerse en crecimiento en el último mes del 2018, sin embargo, su alza se debilitó pues crecieron apenas 0.5 por ciento.

Acumulado del año

Respecto a la variación anual acumulada, con cifras originales, la actividad industrial del país creció 0.2% en el 2018. En su interior, la minería cerró con caída de 5.5%; la construcción logró un débil crecimiento de 0.6%; las industrias manufactureras registraron un alza de 1.6%, y la generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas creció 2.1 por ciento.

“La reducción de la plataforma de producción petrolera seguirá lastrando la minería, y el escenario de incertidumbre en el sector privado ante una agenda económica incierta del gobierno pesará sobre la inversión en construcción”, consideró Joan Domene, analista de Grupo Financiero Invex, en un reporte.

Sin embargo, puntualizó, se espera que la manufactura se mantenga en expansión ante unos fundamentales sólidos del consumo en Estados Unidos y México.

[email protected]