Tesla anunció el miércoles que sus accionistas aprobaron una colosal remuneración excepcional cercana a los 56,000 millones de dólares para Elon Musk, el emblemático presidente y fundador del constructor de automóviles eléctricos de lujo.

Durante una asamblea general realizada en Freemont, California, sede del grupo, los accionistas validaron el proyecto de remuneración anunciado en enero por el consejo de administración pero denunciado por distintos bufetes de asesores especializados, que lo consideraban "astronómico".

La remuneración estará vinculada a los resultados bursátiles de Tesla en los próximos diez años.

Fue en el 2003 que Musk, de 46 años, fundó esta empresa que podría convertirse en una de las mayores del mundo por capitalización bursátil.

Los partidarios de esta remuneración sostienen que obligará a Musk, un multiempresario, a permanecer al mando de Tesla por al menos diez años, en momentos en que el sector automotor se halla en pleno proceso de transformación.

Quienes critican esta decisión observan en cambio que Musk, que ya controla el 20% de las acciones de Tesla y posee una inmensa fortuna, no necesita este pago excepcional.

"El costo es relativamente astronómico si se lo compara con las remuneraciones de los dirigentes de las empresas cotizadas en el mundo", había considerado el bufete de asesores de los accionistas Glass Lewis, que llamó a rechazar el plan, al igual que lo hizo Institutional Shareholder Services (ISS), otra firma de ese rubro.

abr