Las acciones de la estatal brasileña Petrobras moderaron su caída el jueves, tras haberse derrumbado en la víspera a raíz de la publicación de un balance que no contempló pérdidas contables por un caso de corrupción.

Los papeles preferenciales de la petrolera retrocedieron 3.10% a 8.75 reales, mientras que los ordinarios cayeron 1.85% a 8.47 reales al cierre de las operaciones.

El miércoles, las acciones se habían desplomado 10% y arrastraron al principal índice de la bolsa de Sao Paulo, el Ibovespa, a un retroceso de 1.85 por ciento.

Este jueves el indicador avanzó 0.14% a 47,762 puntos.

La mayor empresa brasileña entregó la madrugada del miércoles su balance del tercer trimestre del 2014 sin incluir pérdidas derivadas del escándalo que incluye desvío de dinero, pago de sobornos y sobreprecios.

El llamado caso 'Lava Jatto' estalló en marzo del año pasado y es la mayor investigación de corrupción en la historia de Petrobras.

En su balance, la empresa anunció una caída interanual de 9% en sus ganancias del tercer trimestre del 2014 y cumplió con el plazo para presentar resultados antes de fin de mes, pero no satisfizo al mercado ni a los analistas.

"El atraso en la decisión destaca también las dificultades para medir la magnitud de los pagos de sobornos y el valor justo de los activos de la compañía", dijo la calificadora de riesgo Fitch.

"El escándalo de corrupción relacionado con Petrobras tiene el potencial de afectar negativamente la calidad de los ratings de crédito, porque puede afectar las operaciones de la compañía y su posición de liquidez", añadió la firma.

En una teleconferencia con inversionistas la tarde de este jueves en Rio de Janeiro, los directivos de Petrobras dijeron que la empresa podría no pagar los dividendos de 2014 a sus accionistas.

Petrobras ya había atrasado en dos oportunidades la entrega de sus resultados financieros del tercer trimestre de 2014, programados inicialmente para noviembre.

abr