La recuperación del transporte aéreo a los niveles presentados durante el 2019 podría darse, en el mejor de los casos, en abril del 2022, de acuerdo con la consultora estadounidense Bain & Company. Sin embargo, la industria está considerando actualmente que la demanda de pasajeros siga por debajo de los niveles presentados el año pasado hasta después de junio del 2024.

Las ganancias-pasajero por milla (RPM o RPK) en el segmento doméstico regresarán a la normalidad para el primer trimestre de 2022, pero el internacional continuará afectado durante más tiempo, de acuerdo con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

De acuerdo con los especialistas, el resarcimiento de la industria depende, en este momento, de cinco factores que todavía no tienen solución como son la duración de la pandemia (con la posibilidad de que se de una segunda ola de infección de Covid-19 a nivel mundial) y la profundidad de la recesión económica global.  A su vez, otro factor que hace imposible un pronóstico certero sobre es el tiempo que los gobiernos del mundo mantengan los cierres de sus fronteras y las restricciones de viaje.

Tan sólo la semana pasada, Colombia cerró sus fronteras a todas las operaciones internacionales hasta el 31 de agosto. Por su parte, el gobierno de Estados Unidos añadió a Brasil a la lista de países bloqueados temporalmente por el número de casos de Covid-19.

“Hay pocas evidencias que sugieran que la demanda alcanzará cualquier nivel de normalidad hasta finales del 2021 o 2022, y el resultado de esto es que las aerolíneas tendrán que adaptarse a su nueva realidad operativa”, señaló el Centro para la Aviación (CAPA).

En parte esto se dará por la crisis económica, pero también por la aprehensión generalizada con respecto a viajar, lo que haría que tome tiempo que la gente se sienta atraída a volar nuevamente.

Una de las principales tareas que tienen las aerolíneas en este momento es disminuir los temores y ansiedades de los pasajeros, restableciendo la confianza a través de comunicación efectiva de las nuevas medidas tomadas por las empresas.

“Hoy es el momento correcto para transformar el negocio de las aerolíneas y aeropuertos . Esta crisis trae consigo una oportunidad real para la innovación”, puntualizó la semana pasada René Armas Maes, consultor de líneas aéreas, durante una conferencia virtual en colaboración con la Universidad de Barcelona.