Del 2018 y en lo que va este año, ocho entidades de la República Mexicana dejaron de abastecer Diésel de Ultra Bajo Azufre (DUBA) a 100%, lo cual muestra un “retroceso” como país y a la par, que Petróleos Mexicanos (Pemex) incumple sus compromisos de distribuir el combustible a nivel nacional, de mejorar el medio ambiente, dificulta la adquisición de nueva tecnología y pone en riesgo las inversiones de la industria automotriz.

Lo anterior fue revelado por un estudio sobre el abaste de DUBA realizado por la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (ANPACT), la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), la Asociación Nacional de Transporte Privado y la Cámara Nacional del Autotransporte de Pasaje y Turismo (Canapat).

 

 

De acuerdo con el documento, por primera vez desde el 2016 —fecha en que se aplica el análisis de avance de diésel de ultra bajo azufre—, la tendencia de cobertura en estaciones de distribución de dicho combustible va a la baja.

En conferencia de prensa, los directivos de las organizaciones empresariales informaron que para este estudio sobre el DUBA, se recolectaron 367 muestras (en igual número de estaciones de distribución de diésel de 10 partes por millón de azufre) en las 32 entidades del país, de ese universo se encontró que sólo 276, esto es 75%, cumple con el límite máximo de azufre, lo que representa un retroceso de 6 puntos porcentuales comparado con el muestreo del 2018, cuando era de 81 por ciento.

Pemex ha manifestado que no tiene la posibilidad de cumplir con 100% de diésel UBA, ni la tendrá en los próximos años, como ya lo manifestó ante la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria y en su propio Plan de Negocios, refirió Angélica Bucio, directora de Comunicación y Asuntos Públicos de ANPACT.

Los estados que poseen una cobertura de DUBA a 100% son Baja California, Coahuila, Tamaulipas, Jalisco, Oaxaca, Ciudad de México, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán. Las que dejaron de distribuir a 100% son Chihuahua, Sinaloa, Durango, Campeche, Veracruz, Puebla, Tlaxcala y Nayarit.

Dado que es insuficiente la cobertura de DUBA por Pemex y que genera incertidumbre a toda la cadena automotriz (industria, distribución y transporte), el exhorto del sector es modificar la NOM 044 de la Semarnat, a fin de que se amplíe la coexistencia de tecnologías para reducir contaminantes.

“Se requiere prolongar la vigencia del binomio tecnológico EPA07/EuroV y que este coexista con el binomio EPA’10/EuroVI (tecnologías de combustible de camiones de menores contaminantes) es en beneficio de la sociedad, del medio ambiente y de la competitividad de las empresas del autotransporte”.

José Jiménez Jaime, director de la Canapat, sostuvo que en las estaciones de muestra se encontró que el diésel no es de bajo azufre, y en promedio se expende el de 40.7 partes por millón, cuando la norma dicta que es de 15 partes.

Tanto la ANPACT como la AMDA, que lleva Guillermo Rosales, acusaron que la falta de un combustible limpio inhibe el avance hacia nuevas tecnologías, lo cual frena las inversiones.