AT&T lanzará la red Narrow-Band para Internet de las Cosas (NB-IoT, por su sigla en inglés), para ayudar a satisfacer las crecientes necesidades de los clientes empresariales de soluciones de Internet de las Cosas.

Dicha red complementará la red LTE-M que ya opera en Estados Unidos y México. Las redes NB-IoT y LTE-M son tecnologías de baja potencia y amplio alcance que permiten el funcionamiento masivo de dispositivos de IoT. Ambas redes funcionan en el espectro que AT&T tiene permitido y cuentan con respaldo de seguridad.

Chris Penrose, presidente de Soluciones de IoT de AT&T, dijo: “Al sumar la red NB-IoT a nuestro portafolio, expandiremos la capacidad de nuestra tecnología, impulsaremos la inversión en nuestra evolución hacia 5G y ayudaremos a nuestros clientes a adoptar soluciones de IoT en México y Estados Unidos”.

La firma planea lanzar la red NB-IoT en EU a inicios del 2019, mientras que, en México, el despliegue de esta red comenzará a finales del próximo año.

Respecto de la inversión en las redes NB-IoT y LTE-M, la firma estadounidense dijo que “estará lista para el futuro conforme estas tecnologías sean parte de los estándares de IoT en 5G”.

Las redes NB-IoT y LTE-M ofrecen mayor duración de la batería, incremento en cobertura y costos más bajos de los que se tienen con la conectividad LTE. La red NB-IoT está planeada para satisfacer los requerimientos básicos de datos, mientras que la red LTE-M provee capacidades más robustas, que incluyen ancho de banda para actualizaciones de software, así como servicios de movilidad y VoLTE (voz sobre LTE).

La introducción de las redes NB-IoT y LTE-M así como un conjunto de chips y módulos de modo dual brindan la oportunidad a los clientes de soportar una amplia gama de aplicaciones a nivel global.

Tal como sucedió con la red LTE-M, la red de NB-IoT se desplegará mediante actualizaciones de software en las antenas de los sitios en Estados Unidos y México. Ambas tecnologías operarán junto con la red 4G LTE y sobre la red 5G, que se lanzará en algunas partes de Dallas, Atlanta y Waco, Texas, a finales de este año.

Tanto la red NB-IoT como la LTE-M ofrecen ventajas sobre otras tecnologías que operan sobre espectro no licenciado, incluyendo mayor protección contra interferencias, cobertura más amplia y el nivel de seguridad del operador.

De acuerdo con la GSMA, la asociación de operadores móviles, 24 operadores móviles han lanzado comercialmente 48 redes móviles de IoT a nivel mundial, mediante redes NB-IoT y LTE-M.

cjescalona@eleconomista.com.mx