Los ministros del comercio del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) acordaron recortar los aranceles a 54 productos amigables con el medio ambiente.

Las tarifas de esos bienes serán fijadas en 5% o menos y eliminadas en 2015, informó Andrei Belousov, ministro de Economía de Rusia.

La baja arancelaria abarcará desde turbinas a gas, calentadores de agua con energía solar y paneles de bambú, hasta equipos para el reciclaje de aguas y el control de la polución del aire.

La negociación, celebrada en la Reunión Ministerial del APEC en la ciudad rusa de Vladivostok, fue dura y confrontada, sobre todo entre las dos mayores economías del mundo: Estados Unidos, con una posición más liberal, y China.

Mientras Estados Unidos quería una lista creíble , China luchó para que se incluyeran las bicicletas y otros productos, incluso la miel.

Originalmente se había planteado eliminar los aranceles a más de 300 productos, pero ayer ese número había descendido a 25 y finalmente se amplió 54, sin incluir ni a las bicicletas ni a la miel.

La Unidad de Apoyo de Políticas de la APEC, el brazo de investigación del foro, ha analizado los comportamientos comerciales de 164 productos ecológicos sometidos a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en 2007 por la Unión Europea y varios países desarrollados, entre ellos Estados Unidos.

El comercio mundial para estos 164 productos clasificados en 12 categorías creció una media anual del 12.8% entre 2002 y 2010, llegando a alcanzar un volumen de 871,500 millones de dólares.

Según la unidad de investigación, los estudios preliminares muestran que este mercado tiene un amplio potencial y ha pedido que se supriman algunos procedimientos de certificación y otras barreras no arancelarias.

APEC, creado en 1989 para fomentar el comercio en la cuenca del Pacífico, está integrado por Australia, Brunei, Canadá, Corea del Sur, Chile, China, Estados Unidos, Filipinas, Hong Kong, Indonesia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, Perú, Rusia, Singapur, Tailandia, Taiwán y Vietnam.

rmorales@eleconomista.com.mx