El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que acordó con representantes del sector empresarial revisar toda la iniciativa de reformas a la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, que busca prohibir la subcontratación de personal (outsourcing).

Detalló que, de la mano de funcionarios federales, se examinó el contenido y las razones del proyecto de ley, además de ser escuchados los puntos de vista de los representantes empresariales, por lo que se decidió establecer una sesión permanente. Se prevé que el próximo lunes se reúnan de nueva cuenta.

“Bueno, ayer 24 de noviembre, se inició un proceso de consultas y de intercambio de opiniones entre las distintas dependencias del gobierno federal...fue un trabajo coordinado, conjunto de las instituciones. Pensamos va a llevar toda esta semana y tenemos de nuevo una reunión ya definitiva para el lunes en la noche. Se decidió estar en sesión permanente, como se dice en el lenguaje parlamentario, es un encuentro de todos los días para hacer una revisión”, expresó el presidente en conferencia de prensa matutina.

López Obrador también destacó que tuvo un buen encuentro con los representantes de la industria privada y que ellos no tienen la intención de proteger a quienes abusan de la subcontratación.

“Nosotros lo que queremos es que se proteja a los trabajadores, se los hicimos ver anoche, no queremos que con estrategias que se crearon durante el periodo neoliberal se deje sin prestaciones a los trabajadores (...) Se nos hace que eso no sólo es injusto, sino inmoral y así se los hicimos ver, y ellos están en un plan de que quieren ayudar, no están en contra de los trabajadores o de que haya justicia”, dijo desde Palacio Nacional.

Indicó que los líderes empresariales mostraron preocupación por posibles sanciones discrecionales y autoritarias al no contratar de manera directa, permanente a trabajadores. “Les garantizamos que eso no va a suceder y se está dialogando y se va a llegar a un acuerdo”, aseveró.

“Vamos a llegar al acuerdo que se proteja a los trabajadores, que no haya defraudación y que al mismo tiempo se den facilidades a las empresas”. Finalmente, López Obrador insistió que sí hay buen ambiente de diálogo con los representantes empresariales en el tema, al tiempo que ellos no tienen la intención de proteger a quienes abusan de este mecanismo. “Eso fue lo que se acordó y por eso se abre la posibilidad de revisar toda la iniciativa para convencer de que hace falta y, en el caso de que se tenga razón, hacer las modificaciones, o sea, tener capacidad para rectificar”.

maritza.perez@eleconomista.mx