Las licitaciones de las megacarreteras de transmisión eléctrica que conectarán al Istmo de Tehuantepec con el centro del país y a Baja California con el Sistema Interconectado Nacional, con inversiones conjuntas de más de 2,300 millones de dólares, ya fueron postergadas hasta febrero y marzo del 2019, con lo que la administración actual deja los dos proyectos de mayor envergadura en la historia de la electricidad del país en manos del próximo gobierno, según las modificaciones a los calendarios de estos proyectos que conducen la Comisión Federal de Electricidad y la Secretaría de Energía (Sener), respectivamente.

Víctor Hugo Luque, director general de Supervisión de Empresas del Estado de la Secretaría de Energía, admitió en entrevista al concluir su participación en la Mexican Energy Conference de S&P Global Platts que la complejidad técnica de estas líneas de corriente directa en alta tensión (HDVC, por su sigla en inglés) simplemente rebasó en tiempos las negociaciones previstas inicialmente.

“Estamos a 20 días de que concluya la presente administración, licitar una línea de transmisión es algo que no se debe hacer al 20 para las 12 y que no se ve bien”, dijo, “la licitación está autorizada y simplemente el proceso se va a realizar en la próxima administración”.

Por un lado, la línea que prevé transportar 3,000 megawatts de Ixtepec, Oaxaca, a Yautepec, Morelos, por poco más de 600 kilómetros en seis entidades (Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Oaxaca, Puebla y Veracruz), contempla una inversión de 1,200 millones de dólares y fue anunciada desde el 2016; sin embargo, las bases de licitación fueron publicadas hasta febrero de este año y desde entonces se postergó en cinco ocasiones la fecha del fallo de adjudicación, hasta que el portal de Proyectos México actualizó que la recepción de propuestas se posterga hasta el 12 de febrero del 2019, con lo que el fallo de la licitación será hasta el 8 de marzo del próximo año.

Esta megaobra, cuyo destino dependerá de la nueva administración, contempla todavía una ejecución mediante una Asociación Público Privada en el esquema denominado Construye, Opera y Transfiere (o BOT, por su sigla en inglés), con pagos iguales durante 25 años, a partir de la entrada en operación del proyecto.

BC, la otra línea

El otro gran proyecto: la interconexión del sistema aislado de Baja California con el resto del país, también fue postergado del 14 de diciembre de este año hasta el 20 de febrero del 2019, en que la Secretaría de Energía contempla realizar la apertura de propuestas y fallo de la licitación. En la convocatoria para esta línea con una longitud de 700 kilómetros y capacidad de transmitir hasta 1,500 megawatts, la inversión estimada fue de 1,100 millones de dólares. Hasta el momento hay siete licitantes precalificados, en consorcios o en lo individual, entre los que destacan IEnova, Iberdrola, Riverstone-ATCO y tres consorcios liderados por empresas chinas que realizan estas actividades en el mundo.

[email protected]