El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que las protestas sobre que México no cumple con las estipulaciones del Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) vienen de una minoría.

“La situación de México es excepcional, es inmejorable para la inversión, es algo que se está dando de manera natural. Ya hicimos el trabajo, el tratado ayudó mucho en ese sentido y entonces está llegando inversión”.

“Y hay, desde luego, algunos que protestan, pero es una minoría, no es significativa. La mayor parte de las cadenas productivas en México, en Estados Unidos, están funcionando y cada vez mejor, porque nosotros producimos muchas cosas que necesita la industria de Estados Unidos”, dijo ayer durante su conferencia matutina.

El presidente aseguró que el decir que hay desconfianza en México para invertir es “politiquería”.

“Con los que no están de acuerdo con nosotros, con la oposición, que es válido y es legítimo, pero no tiene que ver con la realidad, no es algo que a mí me preocupe como presidente. Afortunadamente, llevamos muy buena relación con el gobierno de Estados Unidos y una muy buena relación económica y comercial”, sostuvo.

En la víspera congresistas de Estados Unidos, entre ellos tres senadores, enviaron una misiva al presidente estadounidense Joe Biden para que interceda en favor de empresas del vecino del norte debido a lo que consideraron como una política proteccionista de México en el sector energético.

“Le solicitamos que actúe contra esas violaciones, entablando discusiones diplomáticas con el presidente López Obrador. Esto es necesario para establecer un campo parejo para las compañías estadounidenses operando en México”, sostuvieron en la misiva.

empresas@eleconomista.mx