El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, defendió su plan de combate al robo de hidrocarburos.

Afirmó que su gobierno se está enfrentando a grupos muy poderosos que están presionando, “pensando que nos van a vencer. No quieran jugar a las vencidas porque va a triunfar la ley y va a triunfar la justicia”, advirtió.

En Tijuana, Baja California, donde puso en marcha el programa Zona Libre de la Frontera Norte, afirmó que el “huachicol” era sólo una cortina de humo, pues al interior de Petróleos Mexicanos es posible identificar cuando existe un desvío de combustible en los ductos de la empresa petrolera.

“Se robaban 60,000 millones de pesos al año de combustibles con el huachicol. Nos hacían creer que era por la ordeña de los ductos, los huachicoleros, toda una cortina de humo, toda una farsa, porque en realidad este robo se permitía desde el gobierno, se daba al interior del gobierno, ahí se manejaba todo el sistema de conducción de los combustibles, toda la transportación de las gasolinas”, dijo.

“Ahí es donde se ven los monitores, cómo van los ductos, qué presión tienen, ahí se advierte cuando no hay presión porque están desviando el combustible a redes paralelas que se crearon con ese propósito. Entonces, cuando llegamos al gobierno se tenía toda la información diaria del robo, esto desde el gobierno del presidente (Vicente) Fox. Se tenía contabilizado el robo en Hacienda, ya sabían que había que descontar, en aquel entonces, alrededor de 10,000 millones por robo de combustible, pero ahora llegó a más de 60,000 millones de pesos”, aseveró.

López Obrador expuso que su gobierno está corrigiendo esta situación, aunque no se pronunció acerca del fenómeno del desabasto que se está presentando en algunas regiones del país.

El dirigente del PAN, Marko Cortés Mendoza, exigió al gobierno federal que de inmediato busque soluciones para resolver el desabasto de gasolina.