La Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) propondrá a los candidatos un plan para que la inversión en salud pase del 6% del producto interno bruto (PIB) al 7% en el siguiente lustro. 

“Nuestra propuesta es que invertir en salud vale la pena, así como durante este sexenio hubo una serie de reformas estructurales, nosotros pensamos que salud debería ser una de esas prioridades de agenda el siguiente sexenio, y debería haber un compromiso de México de subir su inversión de 6% del PIB a por lo menos en 7% en los próximo cinco años, esa es nuestra propuesta fundamental, tenemos propuestas en cómo lograrlo y la forma adecuada de hacerlo”, dijo Rodrigo Puga, quien preside la AMIIF y además está al frente de Pfizer en México.

En lo que respecta a nuestro país, según el Estudio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sobre los Sistemas de Salud en México, el porcentaje del PIB que se destina a la salud es de 6.2%, una cifra menor a la promedio del organismo, de 8.9 por ciento.

Este 2018 el presupuesto de egresos para el ejercicio fiscal dio a la rama de salud 122,557.3 millones de pesos, un crecimiento luego de dos años de recorte, 0.6% más que en 2017. 

Sin dar detalles sobre su propuesta, Puga resaltó que en México hay los científicos, pacientes y el tamaño de población para que la inyección de capital para la investigación y desarrollo de la industria farmacéutica pudiera triplicarse.

“Hay una gran oportunidad de que sin hacer grandes inversiones en infraestructura y haciendo más rápido el proceso de aprobación de los protocolos se podría triplicar la inversión en investigación y desarrollo en el país”, expresó el directivo. 

A inicios de mayo la industria farmacéutica hizo un llamado a no desincentivar las inversiones, y es que actualmente las inversiones anuales para la investigación y desarrollo en el sector son de 160 millones de dólares anuales, cifra que puede crecer a los 500 millones de dólares en el próximo lustro, un crecimiento del 212.5 por ciento.

Puga consideró que la situación de inseguridad que se ha presentado en algunas entidades del país no afectarán los planes de inversión de la industria, porque sus centros están en lugares relativamente seguros. 

maria.rodriguez@eleconomista.mx