De existir un decreto automotriz que permitiera la regularización de autos usados importados, se generarían incentivos perversos no sólo en el mercado interno vehicular, que se encuentra rezagado con 10 años en ventas de unidades nuevas, sino en materia de seguridad y medio ambiente; así que la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) y la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) piden que la autoridad federal aplique el procedimiento de la ley vigente (el ingreso de autos sólo con requisitos) o proceder a confiscar o sacar las unidades del país.

No podemos avalar una situación en la que unos estados, aprovechando coyunturas políticas, puedan buscar este proceso de regularizar vehículos que entraron ilegalmente al país. Esos vehículos deben pasar por un proceso que establece el propio decreto (automotriz del 2011) o salir del país o ser confiscados, porque se les dio la oportunidad de ser regularizados el año pasado , consideró Eduardo Solís, presidente de la AMIA.

En julio del año pasado, entró en vigor el decreto automotriz para regular la importación de autos usados, que vence el 31 de enero del 2013.

Éste obliga a los vehículos importados a contar con los certificados en seguridad y emisiones que los autoriza para circular en su país de origen.

De modo que, previo a ello, la autoridad federal otorgó un plazo para que las unidades que cumplieran dichos requisitos lo llevaran a cabo, tiempo que culminó.

Sin embargo, el Presidente de la AMIA respondió a El Economista: No tengo conocimiento de que la autoridad está buscando un decreto para regularizar estos vehículos, pero estaremos atentos porque, por supuesto, no estamos de acuerdo .

La pretensión de César Duarte, gobernador de Chihuahua, es regularizar todos los vehículos importados usados que circulan en la entidad y que representan más de 110,000 unidades.

El Presidente de la AMIA dijo: Tenemos que seguir asegurando que controlamos la importación de autos usados .

[email protected]