La industria automotriz mexicana busca que el gobierno federal regrese los incentivos que se otorgaban hace unos años a la inversión para el desarrollo tecnológico y la innovación, con el fin de que este motor de la economía pueda dar el salto de la manufactura de autos a la producción de unidades automatizadas, con movilidad y eficiencia en el uso de combustibles.

Eduardo Solís, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), afirmó que si bien la industria mantiene cifras récord en producción, exportaciones y ventas de autos, en innovación nos hemos quedado atrás a nivel internacional, respecto de nuestros competidores .

Ante ello demandó la implementación del crédito fiscal de 30% sobre el Impuesto Sobre la Renta (ISR) -desaparecido desde el 2008-, ante la urgencia de recursos para la ciencia y la innovación.

De cara a la siguiente frontera tecnológica que deberá cruzar la industria mexicana, Ricardo Apaez, director de Mainforum (Mexico’s Automotive Innovation Network), el clúster automotriz de Nuevo León, anunció un foro a realizarse en marzo próximo, y dijo que éste es un momento clave de dotar de instrumentos al sector con visión de 10 años.

Hoy, las llamadas megatendencias están revolucionando el mundo de la movilidad, dando paso a cambios disruptivos en la industria automotriz, donde la tecnología propiciará la incursión de nuevos jugadores como Apple, Google y Uber , expresó.

La Iniciativa Privada ya trabaja en facilitar las condiciones para crear una red de innovación automotriz en México, que conecte investigadores, tecnólogos, emprendedores, innovadores, autoridades de gobierno y líderes industriales para avanzar en el entendimiento de tendencias tecnológicas críticas para el 2025.

Lamentaron que se carezca de estímulos fiscales para la innovación en México, cuando Corea, China o India otorgan 100% de incentivos a la inversión en desarrollo tecnológico.

[email protected]