La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) urgió a frenar la entrada de vehículos usados ilegales de Estados Unidos a México, que en su opinión se ha intensificado a raíz de las campañas electorales.

En un comunicado, expresó su rechazo a la propuesta de legalizar los vehículos “chocolate” en México, debido a los efectos negativos para la economía, la seguridad y el medio ambiente que provoca la introducción desmedida de vehículos usados extranjeros.

"No podemos olvidar que de 2006 a 2008 los vehículos usados importados superaron el número de vehículos nuevos vendidos en México. Todavía en el 2012 este tipo de unidades representó 40.1% de los automotores nuevos comercializados, lo que contrasta con el 8.1% del 2017", advirtió el director general adjunto del organismo, Guillermo Rosales Zárate. 

El directivo ratificó: “Hemos avanzado en detener el flujo de chatarra contaminante e insegura”, muchas unidades de ellas con reporte de robo en Estados Unidos, que bajo la protección de amparos de la justicia federal obstaculizaron la renovación del parque vehicular en México.

Pidió no retroceder ni ceder en este materia "a las presiones tanto de políticos en campaña como de gobernadores por fines electorales. Es patente nuestra inconformidad, pero también nuestra exigencia al gobierno federal para que no se eche por la borda lo logrado en la actual administración", afirmó Rosales Zárate.

abr