La Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA) estimó un retroceso en el crédito automotriz al cierre de 2017, toda vez que de enero a octubre pasados el incremento fue mínimo, de tan sólo 0.8%, lo que representó que 68.5% de vehículos se vendió con algún tipo de financiamiento.

“La perspectiva es concluir el año con un número negativo, aun con un nivel ligeramente por abajo del cero por ciento”, dijo el director general adjunto del organismo, Guillermo Rosales Zárate.

Si bien la confianza del consumidor se ha recuperado hasta noviembre pasado, el crédito al consumo vía tarjeta de crédito sigue registrando caídas y la última fue de 5.1%, lo que representa la falta de liquidez del consumidor para adquirir vehículos financiados.

“La caída en el consumo vía tarjeta sigue teniendo un peso importante, porque demuestra la disminución en la capacidad de compra de población de ingresos medios”, señaló Rosales Zárate.

De enero a octubre de 2017 se colocaron 842,071 unidades nuevas a través de las tres opciones de crédito en México, es decir, 6,321 adicionales respecto al mismo periodo del año pasado, equivalente a un avance de 0.8 por ciento.

Aún así esta variación se ubicó 47% por arriba de lo financiado en 2007, cuando se colocaron 573,759 vehículos nuevos a crédito.

Por tipo de financiamiento, los autos de marca tuvieron una participación de mercado de 71.2% con 599,384 automotores; bancos con 24.8% y 208,417 unidades; mientras que autofinanciamiento obtuvo 4.1% del mercado con 34,270.

Asimismo, la cartera vencida durante el décimo mes del año registró un repunte al colocarse en 1.7%, después de haberse colocado en 1.4% en los meses anteriores.

Recordó que la tasa promedio ponderada en el sector automotriz en los últimos años se ha mantenido estable en un promedio ponderado del 12%, a diferencia del crédito de nómina o personal que han tenido una elevación importante en relación con la contratación del crédito automotriz.

Según refirió, la tasa no es un factor que impida la contratación del crédito, sino más bien es la disminución en la capacidad de crédito disponible.