Con una inversión global de 150 millones de pesos, Altos Hornos de México (AHMSA) instalará quemadores y generadores de combustión interna, con lo que reducirá la emisión de 3.5 millones de toneladas de CO2 al año.

En un comunicado, el grupo minero detalló que lo anterior se desprende del proyecto que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aprobó, para dar uso al gas metano asociado al carbón de minas de la Unidad MIMOSA de Minera del Norte.

Con dicho proyecto, la subsidiaria de AHMSA se sitúa como la pionera en Latinoamérica en la reducción de emisiones de gas al medio ambiente.

De esta manera y tras un proceso que se prolongó cuatro años para obtener la aprobación de la ONU, la Unidad MIMOSA instalará en las minas V, VI y VII, quemadores y generadores de combustión interna para producir energía eléctrica.

Con ello, AHMSA recuperará y dará uso productivo a 47 millones de metros cúbicos de gas metano por año, con poder calorífico similar al del gas natural, lo que redundará en una drástica reducción de emisiones a la atmósfera.

El proyecto, desarrollado por el gerente de Aprovechamiento de Gas Metano de Minera del Norte, Mario Alberto Santillán, fue presentado ante la ONU como una iniciativa acorde con el Protocolo de Kyoto.

Lo anterior permitirá acceder al mercado de la generación y venta de certificados de reducción de emisiones de gases, creación de empleos, transferencia tecnológica y sustentabilidad, detalló AHMSA.

Además, la empresa minera trabaja en el proyecto VAM (Ventilation Air Methane) para aprovechar mediante reactores el gas metano de baja concentración, extraído actualmente por ventiladores instalados en las minas de carbón.

Asimismo, labora en el proyecto CBM (Coal Bed Methane) que permitirá extraer el metano mediante barrenos hasta 10 años antes de la operación de las minas.

El objetivo de ambos proyectos es generar energía eléctrica para uso de la propia empresa a través del proyecto CBM, y de forma adicional contribuir al abasto de gas requerido por AHMSA en Monclova, así como generar combustible para la operación.

Para CBM, la empresa considera una inversión de siete millones de pesos por barreno, con lo que se incrementará la seguridad en los yacimientos subterráneos al extraer de forma anticipada el gas, disminuyendo la presencia de este carburante al momento de la operación.

De acuerdo con estimaciones técnicas, estos dos proyectos de extracción y uso de gas metano de las minas (gas grisú) permitirán reducir en aproximadamente 3.5 millones de toneladas anuales el nivel de dióxido de carbono a la atmósfera.

MFH