México cayó de la posición 13 a la 15 entre los países que más atrajeron flujos de Inversión Extranjera Directa (IED) entre los años 2014 y 2015, de acuerdo con el reporte anual de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

El descenso fue registrado aun cuando México captó 30,000 millones de dólares de IED el año pasado, frente a los 26,000 que recibió en el 2014.

La clasificación fue encabezada por Estados Unidos, que captó 380,000 millones de dólares, seguido por Hong Kong (175,000 millones), China (136,000 millones), Irlanda (101,000 millones) y Holanda (73,000 millones).

En el 2015, México fue superado en cuanto a llegadas de IED por Suiza, Francia, Alemania y Bélgica, países a los que rebasó en el 2014. En el mismo comparativo, otros países, como Australia, fueron desplazados por México.

En otra clasificación, incluida en el mismo reporte, la UNCTAD ubicó a México en la octava posición entre las economías más atractivas para captar IED en el periodo 2016-2018, el mismo lugar que alcanzó en el 2014, de conformidad con una encuesta levantada por el organismo.

Estados Unidos fue la nación más atractiva durante ese trienio, y le siguieron China, India, Reino Unido y Alemania.

La IED mundial en el 2015 registró un crecimiento de 38% con respecto al año anterior, lo que llevó el total hasta 1.76 billones de dólares.

Un aumento repentino de las fusiones y adquisiciones internacionales hasta los 721,000 millones de dólares desde los 432,000 millones del 2014, fue la principal razón que explica el aumento global de captación de IED.

Concretamente, estas fusiones y adquisiciones fueron realizadas por grandes multinacionales, muchas de las cuales mudaron sus centrales por razones estratégicas y fiscales.

Las IED fueron afectadas por las inversiones fiscales, especialmente en Estados Unidos y Europa: muchos megaacuerdos tuvieron como resultado la transferencia de los domicilios fiscales de estas multinacionales a jurisdicciones que ofrecen impuestos corporativos más bajos y no recaudan impuestos en ganancias globales.

La UNCTAD destacó que la persistencia de los flujos financieros encaminados a través de los centros financieros extraterritoriales y las potenciales pérdidas fiscales debido a la falta de conexión entre la generación de ingresos y la inversión productiva ponen de relieve la necesidad de crear una mayor coherencia entre las políticas fiscales y de inversión a nivel mundial.

[email protected]