En México 6 de cada 100 jóvenes de entre 15 y 29 años se encuentran buscando empleo sin conseguirlo; especialmente el grupo de jóvenes de entre 20 y 24 años registró una tasa de desocupación de 6.7%, más del doble que se registra para la población total.

Los datos son originales del Inegi y sintetizan el problema de inserción laboral de los jóvenes al mercado de trabajo, explícitamente que la población joven tiene mayores retos para conseguir un empleo que la población adulta.

Esta problemática concluye en que, ante la falta de oportunidades para integrarse al mercado laboral, los jóvenes optan por emplearse en el sector informal, que ya da trabajo a poco más de 8.9 millones de mexicanos de entre 15 a 29 años, esta situación expresa que 6 de cada 10 jóvenes activos están trabajando informalmente.

Especialmente en el sector servicios, se encuentra ocupada, de manera informal, la mayor población joven, figuran los servicios turísticos, de transporte, correo y almacenamiento, servicios educativos, servicios de asistencia social y salud y servicios profesionales o técnicos.

El problema no sólo es que los jóvenes no tengan acceso al campo laboral, sino que los que sí están empleados, en su mayoría son trabajadores informales, que los hace económicamente vulnerables, principalmente porque gran parte de los casos no goza de prestaciones laborales y los ingresos que perciben están por debajo de la línea de remuneraciones mínimas, en México 8 de cada 10 jóvenes no tiene ni siquiera los beneficios para trabajadores determinados por la ley.

El conflicto se profundiza cuando se observa la diferencia salarial entre jóvenes mujeres y jóvenes hombres; en el país 4 de 10 mujeres de 15 a 29 años perciben menos de un salario mínimo al mes, mientras que para los hombres la cifra es la mitad (2 de cada 10).

Sin educación

Se registra también un nivel mayor de inasistencia escolar para mujeres que no son económicamente activas todavía. Al menos 4 de cada 10 mujeres de entre 20 y 29 años no tiene empleo, mientras que para los hombres la cifra es de 3 por cada 10.

66.8% de la población joven que tiene entre 15 y 29 años no asiste a la escuela, esta situación se profundiza en el grupo de jóvenes que tiene de entre 25 a 29 años, de ellos sólo 1 por cada 10 se encuentra tomando clases en alguna institución educativa.

La porción de jóvenes de 15 a 19 años que realmente asiste a la escuela es mayor en la Ciudad de México, Sinaloa, Sonora, Baja California, Tabasco, Baja California Sur, el Estado de México, Tamaulipas, Yucatán y Nayarit, en estas entidades sólo 3 de cada 10 estudiantes no asisten a la escuela.

La capital del país registró el nivel más alto de asistencia escolar en jóvenes de entre 20 a 24 años; en la Ciudad de México 4 de cada 10 jóvenes asiste a la universidad. Otros estados como Sinaloa, Chihuahua, Sonora, Baja California, Colima, Yucatán, el Estado de México, Nayarit, Campeche, Tabasco, Jalisco, Nuevo León, Tamaulipas, Morelos y Querétaro registran un nivel de 3 de cada 10 jóvenes sí van a la escuela.

Los jóvenes de entre 25 y 29 años componen el grupo que menor asistencia escolar tiene. Colima es la entidad con mayor número de estudiantes de esta edad registrados (2 de cada 10 jóvenes afirma ser estudiante inscrito). En el resto de los estados en el país el porcentaje de inasistencia escolar para este grupo supera 90 por ciento.

 

ana.garcia@eleconomista.mx