Seguramente sabes o has escuchado sobre la implementación a nivel mundial de la quinta generación de redes móviles también llamada 5G. Con ella disfrutaremos de mayor velocidad de conexión, reducción del periodo de latencia (tiempo de respuesta del internet al intentar navegar), así como una mayor capacidad para soportar más dispositivos conectados al mismo tiempo sin que exista el riesgo de colapso o de reducción en la velocidad de navegación.

Conjunto de ideas

Para aprovechar las cualidades de este protocolo Bosch y un grupo de colaboradores están trabajando en el desarrollo de una tecnología que potenciará la seguridad en las calles. De esta forma son 16 instituciones de investigación las que durante los últimos tres años afinan los detalles para el proyecto 5G NetMobil. Llegar a este nivel de avance requiere del aprovechamiento de otros lenguajes de comunicación como el V2V (Vehicle-to-Vehicle), V2I (Vehicle-to-Infrastructure) y V2N (Vehicle-to-Network) que permiten que los autos estén conectados con otros y con la infraestructura a su alrededor como semáforos, cruces, autopistas, cuerpos de emergencia, entre otros.

Los socios del proyecto 5G NetMobil utilizan esta capacidad de comunicación para desarrollar herramientas como un asistente de cruce para proteger a los peatones y ciclistas en las intersecciones y que funciona gracias a una cámara instalada en la infraestructura de la vía que reacciona ante peatones y lanza señales de alerta a los vehículos en milisegundos para reducir al máximo el riesgo de un accidente. Este tipo de escenarios se tornan muy peligrosos cuando la visibilidad es mínima por culpa del mal clima (lluvia), o cuando aparece un peatón repentinamente para ganar el paso.

Otra de las posibilidades será que los camiones de carga o tráileres, luego de comunicarse entre ellos y con la red metropolitana, podrán unirse a otras unidades y circular en polotón con lo que podrán acelerar, frenar y mantener la trayectoria de forma sincronizada logrando así consumir menos combustible, haciendo más segura la circulación en autopistas y haciendo más eficiente su operación.

A prueba de fallas

Cómo en toda tecnología existe un riesgo de falla sobre todo cuando se trata de comunicación en tiempo real. Anteriormente te dije que el 5G NetMobil utiliza otros protocolos, así por ejemplo la comunicación establecida entre V2V y V2I debe ofrecer alta velocidad para el intercambio de datos que la conducción sea más segura pero también puede ocurrir que ese protocolo falle y haya intermitencia o hasta suspensión de la comunicación.

Por eso el equipo de expertos concibió el concepto de “Calidad de servicio”, que detecta cambios en la calidad de la red y de existir problemas, alerta a las funciones de conducción para evitar accidentes. Una de las acciones podría ser que en el caso de un convoy de camiones la distancia entre ellos aumente para dar mayor tiempo de reacción en caso de frenar o girar.

Una solución adicional fue establecer la segmentación de redes para sí separar la celular de las redes utilizadas por la infraestructura de las ciudades. Esto garantiza que la comunicación siempre esté habilitada y sin peligro de saturación. Así como las redes se segmentan en telefonía, vigilancia en calles y vías, está por ejemplo, una más que maneja las transmisiones de datos para transmitir videos y actualizar la hoja de ruta de los sistemas de navegación.

Este proyecto de investigación también ha hecho contribuciones significativas a la comunicación híbrida donde la conexión más estable, ya sea la tecnología de red celular o una alternativa basada en Wi-Fi, se usa para evitar que el enlace de datos se caiga mientras el vehículo está en movimiento.

La red 5G hará posible que protocolos como el 5G NetMobile y otros más funcionen con lo es fácil esperar mayor seguridad en las ciudad y autopistas gracias a la conexión en tiempo real de todos los actores.