Durante mayo del 2020, el segundo mes con el confinamiento decretado por la autoridad sanitaria, se presentaron cambios importantes en el mercado laboral mexicano.

Los resultados de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del Inegi destacan la pérdida del vínculo laboral de 3.1 millones de trabajadores sólo de abril a mayo; así como el incremento de 1.9 millones de mexicanos en la informalidad.

Esta situación refleja que muchos de los trabajadores que se encontraban ausentes por vacaciones o incapacidad pero mantenían sus ocupaciones y recibían sus ingresos, durante mayo perdieron definitivamente esos vínculos laborales con sus empresas o patrones.

Simultáneamente, gran parte de la población que ha perdido sus ocupaciones en este periodo se ha sumado a las filas del trabajo informal y el trabajo independiente

De abril a mayo, la población que trabaja por cuenta propia pasó de representar el 17.9% del total de trabajadores a representar el 19 por ciento. 

Continúa aumentando la subocupación

Al igual que en abril, durante este segundo levantamiento de la ETOE, se observó la tendencia creciente en el total de mexicanos subocupados. En mayo se sumaron 2 millones más de trabajadores a la subocupación, pasando de una tasa de 25.4% del total a 29.9 por ciento. 

Esta situación refleja el ensanchamiento de los trabajadores que aún teniendo alguna ocupación se encuentran buscando otro empleo; ya sea porque tienen disponibilidad de tiempo o para completar sus necesidades económicas

En línea con la emergencia sanitaria, el aumento constante de la población subocupada podría explicarse porque muchos trabajadores sí conservan sus puestos pero perciben sólo una parte de sus ingresos o incluso no están siendo remunerados.

El mes previo, abril, se registró un incremento de 5.9 millones de subocupados. En suma, durante los primeros dos meses de confinamiento ya son casi 8 millones de mexicanos que buscan una ocupación adicional.  

Participación laboral se mantiene baja

Otra tendencia que se mantuvo fue la salida de personas del mercado laboral que se refleja en el nivel de participación laboral. La tasa de participación pasó de 47.5 en abril a 47.4% en mayo. La disminución fue sólo de 0.1 puntos porcentuales, perose mantiene en un nivel bajo en comparación con lo registrado antes de la pandemia. 

La caída expresa que cerca de 100,000 trabajadores más salieron del mercado en este mes. 

En marzo, la tasa de participación a escala nacional se encontraba en 59.8% del total de la PEA (población económicamente activa). 

La disminución en el nivel de participación laboral se alinea con la situación de muchos mexicanos que no se encuentran ocupados pero tampoco desocupados.

Gran parte de los trabajadores no están buscando activamente un empleo porque no han pérdido sus ocupaciones de manera formal, pero se encuentran suspendidos sin garantía de retorno e incluso en algunos casos sin ingresos.