El sector industrial del país no sólo se enfrenta a un desabasto de gas natural en México, sino que paga hasta nueve veces más caro el precio del combustible que es importado de Estados Unidos, por lo que urge al gobierno de Felipe Calderón a que defina una política energética de corto plazo basado en los cálculos de costos de producción de crudo.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) que encabeza Francisco Funtanet, establece que a pesar de que el mercado de gas natural goza de los precios más bajos en los últimos 15 años, y que Estados Unidos tiene un superávit del energético, México se ha visto perjudicado por el desabasto.

Tal situación pone en riesgo el repunte de la industria nacional registrado durante el primer trimestre del año, ya que la falta de suministro del energético ha provocado al sector industrial cuantiosas pérdidas al limitar su producción , destaca el organismo a través de un comunicado de prensa.

De enero del 2011 a marzo del 2012, la producción nacional de gas natural cayó cerca de 500 millones de pies cúbicos diarios. La región norte del país ha sido la más afectada con esta disminución, menciona.

Esta escasez de gas natural en México frena el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB), al ahuyentar la generación de empleos y las inversiones de empresas nacionales y extranjeras que trasladan su producción a plantas en otras partes del mundo, asevera.

El líder de los industriales reclamó que la estrategia gubernamental de haber incrementado las importaciones desde Estados Unidos ha sido una solución insuficiente , ya que la Secretaría de Energía, dirigida por Jordy Herrera, ha propuesto que el sector industrial pague por las importaciones de gas a precio de gas natural licuado, el cual es hasta nueve veces más caro que el que se importa vía terrestre desde el vecino país.

La Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos urge a modificar la política energética a corto y mediano plazo, para fomentar el crecimiento económico a través de proyectos industriales , refiere.

lgonzalez@eleconomista.com.mx