Bruselas - La Comisión Europea prevé una mejora de la economía española y del empleo en los próximos trimestres, elevando la previsión de crecimiento para este año al 1% y al 1.7% para 2015, tras una contracción del 1.2% el año pasado.

"Se prevé que la incipiente recuperación económica sea más fuerte en los próximos trimestres, sostenida por la mejora de la confianza y de las condiciones financieras", vaticinan los autores de las previsiones económicas de invierno, que pasan revista a cada uno de los 28 países que integran la Unión Europea (UE).

Las previsiones de Bruselas están en línea con las que ofreció este martes el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, para este año, en el que prevé un crecimiento del 1%. Sin embargo, mejoran ligeramente las del gobierno español para el próximo año, que apuesta por un crecimiento del 1.5 por ciento.

Sin embargo, el informe advierte que el crecimiento español puede resentirse si la situación en los países emergentes empeora, en particular en América Latina, debido a la "significativa" exposición del sector bancario español en esta región.

La Comisión también afirma que la destrucción de empleo ha tocado fondo. Tras situarse en 2013 en el 26.4% -con un pico de 27.2% en el primer trimestre, uno de los más altos de la Unión Europea-, para este año prevé que se reduzca al 25.7% y al 24.6% el próximo, ayudado por la moderación salarial.

En cambio, el déficit público español, que se situó en el 7.2% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2013 (contando 0.5% de las ayudas al sector bancario), debería caer al 5.8% este año, aunque volverá a crecer al 6.5% en 2015 debido a la eliminación de impuestos temporales introducidos por el gobierno del conservador Mariano Rajoy para reducir el déficit público.

España prometió rebajarlo a 5.8% en 2014 y a 4.2% en 2015.

La Comisión le había dado a España hasta 2016 para reducir su déficit al 3 por ciento.

La Comisión prevé que los déficits públicos y el bajo crecimiento de la economía eleven el ratio deuda/PIB al 99% este año y al 103% en 2015, muy superior al 53.7% que tenía en 2009, al principio de la feroz crisis económica.

La meta de endeudamiento que ha impuesto la Comisión Europea a sus miembros es del 60% del PIB.

mac