Las autoridades políticas de la zona euro han discutido el uso del fondo de rescate del bloque para impedir que los problemas de deuda de Italia se contagien a otros países endeudados dijo Peter Praet,  economista jefe del Banco Central Europeo (BCE).

El gobierno italiano ha visto cómo aumentan los costos de los financiamientos desde que propuso un presupuesto que aumentaría su déficit, colocándose en rumbo de colisión con la Comisión Europea y aumentando el temor a una nueva crisis de deuda en la zona euro.

El economista del BCE, dijo que esta situación está empezando a causar algunos efectos en el financiamiento en Grecia y que las autoridades políticas de la zona euro están sopesando recurrir al Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede) si aumenta el contagio.

“Hay una discusión a nivel político sobre las medidas de precaución que podríamos adoptar si hay contagios a (otros) países”, afirmó Peter Praet en una conferencia en Londres este martes.

“(Éstas) no son medidas del banco central, están relacionadas con el Mede y los países (...) que se han visto afectados por algunos eventos externos”, agregó.

Los inversionistas intentan evaluar si unas condiciones de financiamiento más ajustadas en Italia podrían complicar los planes del BCE de poner fin a las compras de bonos por 2.6 billones de euros a fines de año y subir las tasas de interés en algún momento después del próximo verano.

No obstante, Praet dijo que es labor de los gobiernos mantener el apoyo de sus acreedores.

“Otros factores, como los fundamentos económicos,y la solvencia de los emisores y su evaluación por parte de los actores del mercado siguen siendo claves determinantes para el nivel de rendimiento de los bonos y los diferenciales”, indicó.