De los 20 municipios más endeudados al segundo trimestre de este año, 15 incrementaron sus pasivos en términos nominales de junio del 2011 a igual periodo del 2012, según cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Zapopan, Jalisco, el cuarto ayuntamiento más endeudado en el país, aumentó sus obligaciones financieras en 240%, al pasar de 426 a 1,447 millones de pesos en el último año.

El presidente municipal de esta demarcación, Héctor Robles Peiro, manifestó en días pasados no necesitar del apoyo del Ejecutivo estatal para mejorar las finanzas del municipio, toda vez que cuenta con finanzas sanas.

A éste le siguen Morelia, con un incremento de 113%; Guadalajara (la alcaldía más endeudada), con 69.6%; Aguascalientes, con 65.9%, y Villahermosa, con 60.2 por ciento.

Roxana Muñoz, analista para la calificadora Moody’s México, indicó que si bien la deuda municipal aún no representa un peligro extendido en México por los montos implicados, cada caso debe ser revisado con el fin de encontrar cuáles son más propensos a caer en desequilibrios financieros, tomando en cuenta la llegada de dinero fresco cada año a estas administraciones y la velocidad con la que cada vez más contratan préstamos.

CIFRAS FAVORABLES

Del otro lado de la tabla se encuentran los municipios de Nuevo Laredo, Ecatepec, San Nicolás de los Garza, Tonalá y Benito Juárez (Cancún), todos ellos entre los 20 municipios con más adeudos, pero los únicos que pudieron reducirlo en un año en un rango que osciló entre 5.3 y 0.1 por ciento.

En promedio, las alcaldías más endeudadas aumentaron en 43.3% sus adeudos en tan sólo 12 meses.

TRANSPARENCIA, ?EL TALÓN DE ÁQUILES

Por su parte, Elvira Naranjo, investigadora de la Escuela de Graduados en Administración Publica y Política Publica del Tecnológico de Monterrey, destacó que debido al poco tiempo que duran las administraciones municipales (tres años), se puede tener una visión que no contemple los problemas de acceder a un crédito sin una base recaudatoria que lo respalde.

Uno de los grandes problemas de la deuda, tanto municipal como estatal, es el tema de la transparencia. Los procesos para hacer uso de los recursos por lo general no suelen ser tan claros como debieran, mientras que la ley permite darle la vuelta a los mecanismos que debieran cuidar el ejercicio de ese dinero , comentó.

La eficiencia en ese uso, por otro lado, recae principalmente en las personas que son responsables de definir las políticas en cuanto a obra pública, gasto corriente o apoyos sociales y esos trámites no pasan a consulta ciudadana , agregó.

erick.ramirez@eleconomista.mx