Madrid.- El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció una nueva serie de drásticas medidas de ahorro destinadas a reducir el déficit público, apremiado por la Unión Europea (UE) y por el temor de los mercados.

"Tenemos la responsabilidad de trasladar hacia afuera una imagen de solvencia", resumió Zapatero para explicar unos fuertes recortes hechos bajo presión no sólo de la UE y los mercados, sino también tras una llamada del presidente estadounidense, Barack Obama.

Zapatero anunció un recorte en los sueldos públicos y en la ayuda al desarrollo y la supresión del "cheque bebé" como parte de un paquete para acelerar la reducción del déficit, tal y como anunció el domingo en Bruselas.

Ello permitirá ahorrar hasta 15,000 millones de euros más, es decir, 5,000 millones de euros este año y 10,000 en 2011.

"Acelerar" la reducción del déficit

España registró el año pasado un déficit público del 11.2% del PIB, después de tres años seguidos de superávit creciente antes de la crisis, y se comprometió a disminuirlo por debajo del 3% fijado por la Eurozona en 2013.

El domingo se comprometió a "acelerar" la reducción del déficit, bajando medio punto porcentual más el déficit en 2010 y un punto más en 2011.

Con estas medidas el déficit bajaría al 9.3% este año (frente al 9.8% previsto hasta ahora) y en torno al 6% en 2011 (frente al 7.5% previsto).

El miedo de los mercados se debe sobre todo a que estiman que Madrid no había adoptado medidas suficientes para hacer frente a su déficit, no tanto por la deuda pública, del 62.5% del PIB en 2010, está unos 20 puntos por debajo de la media europea.

La semana pasada, la bolsa española, junto con la griega, lideró la caída de los mercados europeos, con más del 5%, por los temores de los inversores internacionales a que la economía española siga la senda de Grecia.

Un plan "drástico"

Zapatero, que ejerce actualmente la presidencia semestral de la UE, admitió que tuvo que decidir un plan "drástico" obligado por la caída de los mercados.

"Nadie podía prever que la semana pasada se produjera una crisis como la que se produjo en los mercados de valores", argumentó.

El anuncio del duro plan de también sigue al inédito plan de ayudas de 750,000 millones de euros a la Eurozona aprobado, tras el de Grecia, el domingo por los 27, para socorrer a los socios en apuros de la Eurozona.

La llamada de Obama

A todo ello se suma que el martes recibió una llamada telefónica del presidente estadounidense, Barack Obama, porque España se encuentra entre los países que deben realizar reformas, según el portavoz de la Casa Blanca, que añadió que Washington hará todo lo posible para evitar que las dificultades de la Eurozona repercutan en la recuuperación de Estados Unidos.

El líder de la oposición, el conservador Mariano Rajoy, acusó este miércoles a Zapatero de "trabajar al dictado de otros" y de "impostura", ya que la semana pasada, en una reunión conjunta, Zapatero rechazó más medidas de ajuste.

Los sindicatos amenazaron por su parte con manifestaciones, mientras que la Comisión Europea estimó los recortes van "en la buena dirección".

Los recortes harán que el crecimiento para 2011 sea "unas décimas inferior al previsto", del 1.8%, advirtió Zapatero.

En buen momento

Este plan se anuncia en un momento en que la economía española parece salir tímidamente de la recesión en que cayó a finales de 2008.

Según cifras oficiales de este miércoles, en el primer trimestre del año se registró un crecimiento de 0.1% del PIB respecto al último trimestre de 2009.

Para este año el gobierno prevé un crecimiento negativo del 0.3% del PIB depués del -3.6% de 2009, todo ello con un desempleo que se disparó del 8% antes de la crisis al 20% actual.