Un vídeo en el que el jefe del Fondo Monetario Internacional Dominique Strauss-Kahn declara que Grecia negociaba, de forma subrepticia, una ayuda del FMI desde el otoño boreal de 2009, antes de la fecha dada oficialmente, ha generado cierto malestar en la república helénica.

En el fragmento de la entrevista, difundido el martes por la noche por la cadena griega Alpha, y colgado en YouTube, se ve a Strauss-Kahn declarar en francés que el primer ministro griego, G eorges Papandréou, le había telefoneado "muy pronto, en noviembre-diciembre de 2009, diciendo necesitamos ayuda" ante el riesgo de bancarrota

Antes de cerrar el plan de ayuda del FMI a Grecia, en el marco de un acuerdo global con la zona euro que comenzó a debatirse al comienzo de 2010, "ya habíamos trabajado con los griegos (...) y lo hicimos de forma subterránea (sic)", afirma Strauss-Kahn.

"Todo ello porque los griegos querían una intervención del FMI aunque Papandréou por motivos políticos no lo decía", añadió.

El portavoz del gobierno griego, Georges Pétalotis, estimó que Strauss-Kahn daba esta versión "por motivos que le son propios".

"Strauss-Kahn no es una virgen, es un político experimentado (...) quiere deshacerse del problema griego" de cara a una candidatura a las elecciones presidenciales francesas, reaccionó en una radio el ministro de Economía, Michalis Chryssohoidis.

Sin poner en tela de juicio la autenticidad del fragmento, el portavoz intentó quitar hierro al asunto.

Papandréou "buscaba todas las soluciones posibles para permitir al país pedir préstamos como era su deber nacional", destacó.

El principal partido de la oposición de derecha consideró por su parte que este asunto demostraba un doble juego del gobierno socialista, que durante mucho tiempo excluyó ante los griegos un recurso al FMI.

RDS