Los reguladores estadounidenses planean revelar una versión final de la norma Volcker que limita la capacidad de los bancos para hacer apuestas en el mercado con recursos propios a fin de año, dijo un funcionario del Tesoro de Estados Unidos.

Los bancos deberían comenzar a cumplir algunos de los requerimientos de la nueva normativa poco después de esa fecha. La iniciativa es uno de los elementos más candentes de la ley de reforma financiera Dodd-Frank del 2010.

El Departamento del Tesoro está coordinando un grupo de cinco reguladores que está redactando la norma Volcker, cuya implementación está retrasada ahora en un mes con respecto a los plazos establecidos originalmente.

El retraso surgió de las diferencias en la forma en que los reguladores quieren aplicar la normativa, así como de un abrumador volumen de opiniones de grupos de la industria y público en general, dijo el funcionario, que hizo las declaraciones bajo condición de anonimato.

El funcionario no entregó detalles sobre las diferentes visiones de los reguladores.

Aún así, dijo: Algunas cosas serán resueltas este año , ya que los reguladores quieren aportar claridad al mercado sobre los contenidos de la norma.

Inicialmente, los reguladores propusieron un versión de cerca de 300 páginas en octubre pero, en ella, se incluían cientos de preguntas del público en general, lo que indica que la versión final podría ser significativamente diferente.

La incertidumbre sobre la norma Volcker ha afectado el precio de las acciones de bancos con grandes mesas de operaciones como Goldman Sachs Group Inc., Morgan Stanley , JP Morgan Chase & Co., Citigroup Inc. y Bank of America Corp.

Muchos analistas esperan que la reglamentación tenga un impacto negativo sobre los resultados.

Las cinco agencias que elaboran la norma - la Reserva Federal, la Comisión de Valores, la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos, la Comisión de Transacciones de Futuros de Materias Primas y la Oficina del Contralor de Monedas- están trabajando mancomunadamente.

Sin embargo, les ha tomado algún tiempo procesar los 18,000 comentarios que recibieron, algunos de los cuales son más amplios que la propuesta misma, dijo el funcionario.