Washington.- Las ventas minoristas de Estados Unidos aumentaron levemente en enero debido a que un alza de impuestos y un incremento en el precio de la gasolina restringieron el gasto del consumidor, lo que dejó a la economía en vías de crecer sólo modestamente en el primer trimestre.

El Departamento de Comercio dijo el miércoles que las ventas minoristas subieron 0.1% tras un alza de 0.5 en diciembre.

El modesto avance, que estuvo en línea con las expectativas de los economistas, sugiere que los hogares están respondiendo al vencimiento de un recorte de impuestos de 2% a las nóminas a partir del 1 de enero.

La mayor carga tributaria para los estadounidenses más ricos también estaba afectando a la economía.

Aún así, los economistas dijeron que era improbable que el gasto se restrinja debido al creciente valor de las casas, a un avance moderado del empleo y un alza de los precios en el mercado bursátil.

"Estamos comenzando a ver el impacto de mayores impuestos, pero tenemos un efecto positivo de riqueza a partir de los crecientes precios de las casas y un impulso de las acciones", comentó Robert Dye, economista jefe del banco Comerica en Dallas.

"Mi expectativa es que los consumidores sean capaces de seguir aumentando el gasto, pero sólo moderadamente", agregó.

Las llamadas ventas minoristas subyacentes, que excluyen la comercialización de automóviles, gasolina y materiales de construcción y que se corresponden más de cerca con el componente de gasto del consumidor del Producto Interno Bruto, subieron 0.1 por ciento.

Aunque los mercados financieros de Estados Unidos no reaccionaron mayormente al dato, el índice Standard & Poor's 500 alcanzó más temprano su mayor nivel desde el 1 de noviembre del 2007.

Los precios de los bonos del Tesoro caían, mientras que el dólar se fortalecía frente al yen.

El gasto del consumidor representa cerca de 70% de la economía de Estados Unidos y creció a un ritmo del 2.2% anual en el cuarto trimestre. Eso ayudó a suavizar el golpe que ha significado para la economía una menor acumulación de inventarios y fuertes recortes de gastos en defensa.

Sin embargo, el reporte de ventas minoristas mostró que las ventas subyacentes fueron un poco mejor en noviembre y diciembre que lo informado previamente. Además, las empresas, excluyendo a concesionarias automotrices, acumularon levemente más inventarios en diciembre que lo estimado inicialmente.

Considerando también un menor déficit comercial en diciembre, los datos sugieren que el Gobierno elevará su estimación para el Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre cuando publique una revisión este mes.

Incluso así, la economía probablemente haya crecido a una tasa menor a un 1 por ciento en el cuarto trimestre, dijeron economistas.

GASTO SE DESACELERARA

Se espera que el crecimiento del gasto del consumidor se desacelere en la comparación con el cuarto trimestre, a medida que los hogares se ajusten a salarios menores y a mayores precios de la gasolina, que han subido 30 centavos por galón en lo que va del año.

Las estimaciones para el crecimiento del gasto del consumidor en el primer trimestre oscilan actualmente entre 0.7% y 1.8 por ciento.

Algunos economistas se sienten alentados de que los consumidores hayan mantenido las compras, aunque a un ritmo lento, pese a una reducción de sus ingresos disponibles.

"Por ningún motivo estamos fuera del bosque en lo que se refiere al impacto de mayores impuestos", afirmó Michael Feroli, economista de JPMorgan en Nueva York. "La evidencia del pasado sugiere que podrían pasar dos trimestres hasta que el gasto se ajuste completamente a las nuevas realidades tributarias", agregó.

Se prevé que un ritmo más suave en el gasto del consumidor limite el crecimiento del PIB a una tasa del 1.8% este trimestre, según un sondeo de Reuters entre economistas. Para todo el año, esperan una expansión de sólo 2.3 por ciento.

Un informe separado del Departamento del Trabajo mostró que mayores precios del petróleo ayudaron a elevar el costo de los bienes importados en 0.6% el mes pasado, tras caer 0.5% en diciembre.

Sin embargo, los precios de las importaciones no petroleras subieron 0.1% en enero y han aumentado sólo 0.2% en el último año, lo que demuestra que no existe una presión inflacionaria amplia.

Otro reporte del Departamento de Comercio mostró que los inventarios de las empresas subieron apenas 0.1% en diciembre tras avanzar 0.2% en noviembre. Economistas consultados por Reuters pronosticaban un avance del 0.3 por ciento.

Los inventarios son un componente clave de los cambios en el Producto Interno Bruto. Los inventarios minoristas, excluyendo los automóviles -que entran en el cálculo del PIB- subieron 0.3% tras un alza similar el mes previo.

Las ventas de materiales de construcción y de proveedores de equipamiento de jardinería subieron 0.3%, mientras que la facturación en tiendas de ropa cayó 0.3 por ciento.

El impacto de las alzas impositivas fue más evidente en las ventas de bares y restaurantes, que se mantuvieron planas.

"Comer afuera tiende a ser una de las primeras áreas de gasto en ser recortada del presupuesto familiar cuando las finanzas se ven apretadas", dijo Ellen Zentner, economista senior de Nomura Securities en Nueva York.

En enero, hubo declive en ventas en tiendas de ropa y de muebles. Las tiendas de artículos deportivos, de pasatiempos, libros y música, así como locales de artículos electrónicos, mostraron ganancias en sus ventas.

apr