Sao Paulo.- El volumen de las ventas minoristas en Brasil aumentó 4.3% en 2013, contra 8.5% el año precedente, lo que representa el peor resultado en una década, informó el jueves el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Esta diferencia en relación con 2012 "puede explicarse por la desaceleración del ritmo de crecimiento de la masa real de los salarios, con una tasa de variación de 2.9% en 2013, contra 6.5% de 2012", señaló el instituto.

Los sectores de otros artículos de uso personal y doméstico así como farmacia y perfumería fueron los que más se expandieron: 10.3% y 10.1% anual respectivamente. Más atrás se ubicaron los sectores equipos para oficina y comunicación (7.2%), combustibles y lubricantes (6.3%) y muebles y electrodomésticos (5%), entre otros.

Una parte del crecimiento económico de Brasil, con más de 200 millones de habitantes, se ha basado en la espectacular expansión de la clase media, a la que accedieron millones de personas de las clases más pobres en la última década.

Para impulsar el crecimiento económico, el Banco Central brasileño aplicó entre 2012 y 2013 una política de expansión monetaria con rebaja de la tasa de interés, que llegó a un mínimo histórico de 7.25% al año.

Sin embargo, preocupado por el alza de la inflación (5.91% en 2013), el banco comenzó un ajuste monetario. La tasa está actualmente en 10.5 por ciento.

Sectores productivos y de comercio han cuestionado esta decisión, asegurando que puede afectar el ya lento crecimiento de la economía. En 2012, el PIB brasileño se expandió apenas 1%, lejos del vigoroso 7.5% de 2010.

Las ventas del comercio minorista ampliado, que incluye a vehículos, motos y material de construcción, registraron un aumento de 3.6% en 2013, contra 8% en 2012.

"Entre los factores que pueden justificar este resultado está la mayor rigidez en la concesión de créditos, el alza de la tasa básica de interés a partir de abril de 2013 y el menor dinamismo del consumo de las familias", dijo el IBGE.

mac