Las protestas que se han efectuado en las últimas semanas en algunas zonas de Caracas han afectado la actividad comercial, lo cual ha obligado a muchos negocios a reajustar sus horarios, bien sea porque no se puede operar porque no hay paso o por seguridad del local y de los trabajadores.

La reducción del horario se refleja en las ventas, que según muchos comerciantes han caído entre 50% y 70% en las últimas semanas.

La situación se repite en comercios que van desde Chacaíto hasta Horizonte, así como en Las Mercedes y Bello Monte. En casi todos coinciden en que se ven obligados a cerrar antes de las 6:00 pm por los disturbios que se generan durante o después de las marchas o por las guarimbas que instalan los habitantes de esas zonas. Agregan que deben despachar al personal más temprano para que llegue más temprano a sus hogares.

La actividad comercial ha bajado mucho; abrimos tarde y cerramos temprano. En esta cuadra hay negocios que no trabajan desde el miércoles , aseveró la dueña de una lavandería que opera en Bello Monte, al lado de una barricada que tiene una semana instalada.

Donde aumenta el movimiento es en restaurantes, panaderías y tiendas de conveniencia, que se llenan de clientes durante y después de las marchas y concentraciones.

MENOS DESPACHOS

Algunos dueños de panaderías, restaurantes y supermercados ubicados en las zonas donde hay más conflicto destacan que han tenido problemas con la distribución de mercancía.

Casi todos los comerciantes aseguran que no han recibido presiones por parte de los manifestantes o de las comunidades para que cierren sus locales. Solo en dos relataron que algunos clientes les han sugerido que se unan a la protesta y bajen la santamaría.

Contenido de la Red Iberoamericana de Prensa Económica