España no necesita un rescate global de su economía, aseguró este viernes una fuente europea, al explicar que la situación actual en la que el país se financia en los mercados "está muy lejos de nuestras preocupaciones un año atrás".

"Si examinamos la situación actual del mercado, no vemos ninguna necesidad de que España se acoja a ningún tipo de programa" ofrecido por el Banco Central Europeo (BCE), aseguró un alto funcionario europeo.

"Si analizamos los resultados de las últimas subastas en los mercados, la de ayer (por el jueves) obtuvo resultados muy, muy buenos. La situación en los mercados está muy lejos de nuestras preocupaciones un año atrás", dijo.

Además "no tiene nada que ver con los casos de Grecia, Portugal e Irlanda" que sí debieron pedir un rescate global de su economía.

"En caso de que España pida alguna vez un rescate, el pedido no será inminente", dijo.

En la misma línea se expresó el ministro de Economía español, Luis de Guindos, quien afirmó que su país "no necesita un rescate de ningún modo".

"España no necesita un rescate de ningún modo", dijo en una conferencia el jueves en la London School of Economics, en un comentario que fue recibido con risas en un salón de actos totalmente lleno.

"En España lo que tenemos es una propuesta de intervención en el mercado secundario (de la deuda soberana) con ciertas condiciones", agregó refiriéndose a una reciente propuesta del Banco Central Europeo (BCE) sobre la posibilidad de comprar deuda de los países más frágiles de la zona euro en ese mercado.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, ya aseguró el martes que un rescate de la economía española no era inminente, pese a la presión de los mercados y de alguno de sus socios europeos.

El ministro, que insistió en que España es un país "competitivo y viable", negó por su parte que el gobierno estuviera "tomando en consideración" las elecciones autonómicas que se celebrarán en España en octubre y noviembre en sus decisiones.

"Vamos a hacer lo que creemos que es correcto", precisó.

España colocó el jueves bonos por 3.992 millones en euros aprovechando intereses mayoritariamente en baja, pero esta relajación del mercado no oculta las sombrías perspectivas del país, que no podrá cumplir con su objetivo de déficit, según advirtió el Banco de España.

Tras obtener en junio pasado de sus socios de la Eurozona una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para los bancos, el gobierno de Madrid se resiste a pedir un rescate global para toda la economía, temiendo la imposición de más condiciones que podrían alimentar un gran descontento social por los recortes que afectan a servicios básicos como la sanidad y la educación.

RDS