El Banco Central de Venezuela (BCV) evalúa ofrecer títulos de su cartera a cambio de unos 500 millones de dólares que se usarían para cumplir próximos pagos de deuda, dijo el lunes pasado un diputado de la comisión de finanzas del Parlamento, que conoció detalles de la posible operación.

El emisor habría iniciado conversaciones con el fondo de inversiones Fintech Advisory hace tres semanas para conseguir parte del efectivo que necesita el gobierno socialista de Nicolás Maduro y su petrolera PDVSA para cancelar en abril casi 3,000 millones de dólares en deuda externa, dijo el legislador opositor Rafael Guzmán a periodistas.

Fintech Advisory, fundada por el mexicano David Martínez, y con sede en el la 5ª avenida de Nueva York, se ha especializado desde hace 30 años en invertir en empresas endeudadas, al borde de la bancarrota y en proceso de reestructura. En México ha ayudado en la reestructuración de Cydsa (empresa de productos químicos) y Vitro (dedicada a la producción de vidrio). Fintech Advisory presta dinero a tasas de interés altas e, incluso, se protege con los activos de las empresas que rescata.

En paralelo, Venezuela está negociando un apoyo financiero de la petrolera rusa Rosneft que le permita cumplir con los pesados compromisos de este mes, dijeron operadores y una fuente gubernamental a la agencia Reuters la semana pasada.

"En este caso se pretende hacer una operación, no sabemos si es por vía de reporto (operación repo) o apalancamiento directo, con bonos de PDVSA", dijo el diputado refiriéndose a la negociación.

"Son medidas desesperadas porque la República en abril tiene que cumplir sus obligaciones y al parecer no cuentan con los recursos", comentó el diputado.

No se pudo obtener de inmediato información por parte del BCV, ni fueron atendidas llamadas telefónicas hechas a la firma con sede en Nueva York.

Funcionarios del gobierno de Maduro han reiterado en las últimas semanas que seguirán cumpliendo como hasta ahora con los pagos de deuda externa, pese a los altibajos del precio del petróleo, su principal fuente de ingresos en divisas.

"El Gobierno siempre ha hecho todo lo posible para pagar su deuda, y todavía veo esa voluntad política de pago en el presidente", comentó el martes una fuente relacionada con el Gobierno.

Por su parte, el diputado aseguró que el BCV negocia colocar como garantía unos 1,500 millones de dólares en títulos de PDVSA que tiene en su portafolio, para conseguir el efectivo.

A principios del 2017 el emisor evaluaba una operación de pacto de retrocompra, o repo, con el banco de inversión Nomura, en la que también ofrecería unos bonos de la estatal PDVSA para obtener liquidez, informó Reuters.

Guzmán afirmó que la operación con Nomura quedó suspendida hace pocos días, en medio de la polémica que despertó el máximo tribunal del país cuando anuló en dos sentencias las funciones del Parlamento, decisiones que terminó luego modificando parcialmente.

"Es un Estado que dio un golpe de estado y no puede realizar ninguna operación de crédito", comentó Guzmán. "Nomura entendió y prefirió no inmiscuirse", aseguró.

Los diputados opositores consideran que el BCV no puede adelantar operaciones de endeudamiento y el Ministerio de Finanzas tampoco podría concretar ninguna emisión o préstamo, sin autorización de la Asamblea Nacional.

"Cualquier banco central puede hacer operaciones de repo, endeudamiento, sin autorización de nadie, pues maneja su portafolio de inversión por las expectativas del mercado", aseguró la fuente cercana al gobierno.

Otra opción que según Guzmán evalúa el gobierno es ofrecer a los bancos locales bonos de deuda denominados en dólares, a cambio de su posición en moneda extranjera.