Tokio.- Es improbable que la economía china sufra una fuerte caída, pues Beijing tiene espacio para desplegar estímulos fiscales y monetarios si se desacelera aún más, dijo el jueves el presidente del Banco Asiático de Desarrollo, Takehiko Nakao.

El banco regional prevé que el crecimiento chino se desacelere al 6.8% este año desde el 7.3% del año pasado y que se ubique en 6.7% en el 2016.

Desde el año pasado, China ha implementado una serie de medidas para evitar una desaceleración más pronunciada, incluyendo inversiones en infraestructura y recortado las tasas de interés en seis ocasiones desde noviembre del 2014. Sin embargo, el efecto de esas medidas ha sido lento.

NOTICIA: Política de dos hijos en China contribuirá a alza de 0.5 del PIB

"Incluso si el PIB cae, no habrá un colapso económico", dijo en una conferencia Nakao, un ex viceministro de Finanzas japonés para asuntos internacionales.

"Hay espacio para políticas fiscales y monetarias para estimular a la economía si se desacelera más (...) Creo que actuarán, si fuera necesario, para mantener una cierta tasa de crecimiento".

NOTICIA: China debe crecer al menos 6.5% en 2016-2020: Xi Jinping

Nakao dijo que las autoridades chinas se abstendrán de aplicar políticas económicas Keynesianas, que llevarían a más deudas y a excesos de inversiones, mientras Beijing intenta conseguir un crecimiento armónico impulsado por el consumo privado y el sector de servicios.

También afirmó que esperaba que el Banco Asiático de Desarrollo coopere con el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, liderado por China, a través de proyectos de cofinanciamiento a partir de "la próxima primavera (boreal)".

NOTICIA: Actividad manufacturera de China liga un trimestre de contracciones

Japón y Estados Unidos han permanecido fuera del Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, que es visto como un rival del Banco Asiático de Desarrollo, liderado por Japón, y del Banco Mundial, encabezado por Estados Unidos.

mac