Yanis Varoufakis, ministro griego de Finanzas, informó que tiene previsto reunirse con sus colegas europeos para lograr un acuerdo entre el país y sus acreedores que sustituya al actual programa de rescate, destacando que puede alcanzarse un pacto sin llegar a un duelo con Europa.

En sus primeras declaraciones desde que asumió formalmente el cargo de ministro de Finanzas, Yanis Varoufakis dijo que se reuniría con Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo, esta semana, y que trataría de lograr apoyos de los ministros de Finanzas de Italia y Francia en encuentros en los próximos días.

Voy a tener reuniones similares destinadas a alcanzar un nuevo acuerdo, un puente entre los programas anteriores y el acuerdo final entre Grecia, la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), vamos a deliberar en un periodo corto con nuestros socios europeos, con los acreedores, con el BCE , aseguró Varoufakis.

Añadió que las negociaciones no serían fáciles, pero dijo que había acordado con Dijsselbloem cambiar la oratoria de amenaza de enfrentamiento entre Grecia y sus socios europeos.

No habrá un duelo entre Grecia y Europa , expresó, añadiendo que el jefe del Eurogrupo le había asegurado que podría encontrarse un terreno común a través del diálogo.

Se está creando una nueva relación de confianza y sinceridad entre nuestro país y Europa. Las negociaciones no serán fáciles, nunca lo son , añadió.

Dispuesto a sudar sangre , por dignidad

Alexis Tsipras, nuevo primer ministro de Grecia, esta dispuesto a sudar sangre para recuperar la dignidad perdida de su país y se comprometió a buscar un acuerdo viable, justo y mutuamente beneficioso en una renegociación de la deuda con sus acreedores internacionales.

Entre nuestras prioridades figura una nueva renegociación para encontrar una solución justa, viable y mutuamente beneficiosa , manifestó Tsipras durante la primera reunión del consejo de ministros.

El primer ministro agregó que el suyo era un gobierno de salvación nacional y que estaba dispuesto a sudar sangre para restaurar la dignidad maltrecha de su nación.

El nuevo gobierno de izquierda radical insiste en que Grecia, duramente golpeada por la recesión, no se puede recuperar sin una generosa reducción de la deuda y sin abandonar la austeridad.

Tras las primeras declaraciones del nuevo gobierno, la Bolsa de Atenas cerró con una caída de 9.24%, y el índice de los principales bancos cayó 26.6 por ciento.