Uruguay reducirá las tarifas reguladas para el sector de electricidad y telefonía fija en un intento por aliviar las presiones inflacionarias, dijo el martes el ministro de Economía, Mario Bergara.

El Gobierno también reducirá el Impuesto al Valor Agregado que tributa la importación y venta de frutas y verduras, agregó el funcionario.

La inflación en Uruguay alcanzó en los últimos 12 meses a febrero un 9.82%, su mayor nivel desde agosto del 2004, superando la meta fijada por las autoridades para el 2014 de un máximo del 7 por ciento.

Las medidas contra la inflación tendrán un costo fiscal inicial de 100 millones de dólares, explicó Bergara tras reunirse con dirigentes gremialistas que le expresaron su temor por el impacto del alza de precios sobre los salarios.

"Hablamos (con los sindicalistas) de rebajas tributarias para reducir tarifas en electricidad, reducir tarifas en comunicaciones, también reducir el IVA para importación y venta de algunas frutas y verduras", dijo Bergara.

El alcance de las rebajas será anunciado la próxima semana y deberán ser aprobadas por el Congreso, lo que se descuenta debido a que el Gobierno tiene mayoría legislativa.

Bergara no descartó negociar con las cadenas de supermercados acuerdos para fijar precios máximos a una canasta de productos básicos.

El ministro había dicho la semana pasada que la política monetaria contractiva que estaba aplicando el país había resultado insuficiente para controlar la inflación.

erp