Dadas las circunstancias que se observan en el mercado petrolero a nivel global, caracterizado por una caída en el precio del crudo y la situación que viven las finanzas públicas del país, especialistas urgen al gobierno a modificar (de inmediato) el régimen fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Vidal Llerenas, diputado federal del Partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), exhortó al gobierno y a las autoridades hacendarias a modificar (lo más pronto posible) el régimen fiscal de Pemex, ya que no beneficia a la empresa.

Ante la coyuntura de menores ingresos petroleros, caídas constantes en el precio del hidrocarburo y pérdidas financieras de la propia empresa, es evidente, dijo, que el régimen fiscal no está funcionando; además de que no mejoran el ingreso y deuda sino todo lo contrario.

Todo el juego del año pasado del gobierno tiene que ver sobre el control de la deuda de Pemex y los recortes en su gasto de inversión de más de 70,000 millones de pesos. Se requieren de inmediato modificaciones en el régimen para que la empresa pueda salir adelante , añadió.

Por su parte, Salvador Ugalde, titular de la Unidad de Ingresos sobre Hidrocarburos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), explicó que a un año de su puesta en marcha, aún es muy apresurado hacer un análisis sobre el desempeño del nuevo régimen fiscal de Petróleos Mexicanos.

El régimen fiscal, dijo, tiene cierto grado de progresividad y funciona bien a ciertos niveles de precios del crudo. Como todo impuesto, puede llegar a generar distorsiones ante diferentes situaciones; pero eso se tendrá que evaluar cuando se tengan los resultados finales de Pemex.

Hasta no conocer las declaraciones definitivas de Pemex, es muy apresurado decir si el régimen funciona o no; hasta ese momento es cuando se puede hacer el post mortem de ver si al Congreso se le pasó la mano o no , añadió en entrevista.

Al respecto, Llerenas comentó que el régimen fiscal fue una propuesta del gobierno y no fue propia de los legisladores, no estábamos en contra, pero (...) el diseño técnico salió de Palacio Nacional, no se le deben adjudicar los problemas al Congreso .

El nuevo régimen fiscal de Pemex pasó de contar con 11 derechos a sólo tres: uno por la extracción, otro por la utilidad compartida y uno de exploración, explicó Ugalde. Es decir, que se simplificó y se apegó a una estructura similar a la de los contratos de las rondas petroleras.

Además de que se pretende disminuir la tasa fiscal que paga la empresa de forma gradual, al pasar de 70%, en el 2015, a 65%, en el 2019, y hacia adelante.

Hacienda admite que se debe revisar el régimen

Sin adelantar cuáles serían las medidas que la SHCP implementaría para inyectarle capital a la empresa productiva del Estado, como lo anunció el secretario Luis Videgaray, Ugalde aseguró que uno de los elementos a revisar tendrá que ser el régimen fiscal.

Sobre este tema añadió que no se puede pasar por alto que la empresa (Pemex) debe hacer a la par un esfuerzo por optimizar sus portafolios de inversión, disminuir costos y enfocarse en las actividades que realmente sean rentables.

Insistió que para hacer un análisis serio sobre el avance del régimen fiscal de Pemex se deben conocer los ciclos económicos completos. Esto tendrá que evaluarse en un contexto integral de las medidas que la propia empresa tome.

Urgen a integrar nuevas modificaciones

Dentro de los posibles ajustes que el gobierno puede realizar al esquema fiscal de Pemex, Vidal Llerenas explicó que se deben integrar mecanismos para que la empresa se quede con mayores recursos de todo lo que recauda y cuente con una mayor capacidad de inversión.

Pemex no se encuentra en su mejor situación. Tanto el nuevo régimen como el anterior le quitan capacidad para invertir en áreas que realmente son productivas y no para seguir ordeñándola. El problema es que esto se da en un contexto de crisis de finanzas públicas , añadió.

Fernando Ramones, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), consideró que no sólo se tienen que hacer ajustes al régimen fiscal: también se tienen que adoptar prácticas internacionales, no basta con reducirle la carga impositiva.

El gobierno se tiene que poner a pensar hacia dónde está evolucionando el sector energético en el mundo. Las empresas reducen su gasto y no se le cobran menos impuestos; a ello se tiene que adaptar Pemex , comentó.

Las finanzas públicas del país dependen en 20% de los ingresos provenientes de Petróleos Mexicanos y, aunque esta dependencia con el nuevo régimen se ha reducido desde 35%, el gobierno sigue siendo adicto a los recursos de Pemex.

Datos de la Unidad de Inteligencia Financiera de El Economista precisan actualmente que Pemex paga seis veces más impuestos al fisco que todas las empresas (120 organizaciones) que cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

Al menos en el corto plazo, el gobierno no va a dejar de depender de los ingresos de Pemex por ello es indispensable que se hagan los cambios pertinentes, para salvar a la empresa para que no caiga en un concurso mercantil , concluyó Ramones.

[email protected]