Ante la crisis financiera mundial que se vivió, el rol de los supervisores bancarios debe ser revisado, afirmó en España Agustín Carstens, gobernador del Banco de México.

El también candidato a dirigir el Fondo Monetario Internacional (FMI) aseveró, en Madrid en el Instituto Aspen, que los bancos globales operan como unidades económicas simples, pero tienen que cumplir diversas jurisdicciones legales.

Los bancos globales pueden ser una fuente de fortaleza, pero también de contagio , declaró el exsecretario de Hacienda, quien esta semana asistirá a Brasil en busca del apoyo de esa nación para su candidatura al FMI.

En México, el presidente Felipe Calderón recibió a su homóloga de Argentina, Cristina Fernández, ante quien expuso la importancia de impulsar la candidatura de Carstens al FMI.

Calderón recordó que en el seno del G-20 se ha hecho énfasis en que los titulares de los organismos financieros internacionales se eligen a través de un proceso abierto.

En Madrid, Carstens destacó que la supervisión debe jugar un importante rol para prevenir las crisis financieras, en tanto que los supervisores nacionales deberán tener procesos acordes con la realidad internacional.

Recordó que la actual crisis es la más severa y profunda que se ha vivido en el sector financiero internacional después de la Segunda Guerra Mundial y reconoció que hay una ambiciosa agenda regulatoria.