La Comisión Europea propuso este miércoles un paquete de medidas por un valor total de 1.85 billones de euros para el próximo presupuesto a largo plazo de la Unión Europea y un fondo de recuperación para las economías golpeadas por la crisis del coronavirus.

"La Comisión propone hoy un nuevo instrumento de recuperación, llamado Unión Europea de la Próxima Generación, dentro de un presupuesto rediseñado de la UE a largo plazo. En total, este Plan Europeo de Recuperación pondrá 1.85 billones de euros para ayudar a poner en marcha nuestra economía y asegurar que Europa se recupere", dijo el órgano ejecutivo de la Unión Europea en un comunicado.

Estos son los principales puntos del plan:

¿De cuánto dinero se dispondría?

La Comisión Europea ha propuesto un presupuesto de 1.1 billones de euros para el bloque para el periodo 2021-27 y un fondo de recuperación adjunto por valor de 750,000 millones de euros, 500,000 millones de los cuales consistirían en transferencias sin coste añadido para los Estados beneficiarios y el resto en préstamos reembolsables.

En conjunto, el plan dispondrá 1.85 billones de euros en inversiones para ayudar a impulsar el crecimiento del bloque.

¿Cuándo comenzaría a fluir?

La Comisión quiere empezar a repartir el dinero a partir de septiembre basándose en los cambios en el actual presupuesto de la Unión Europea, así como aumentar el gasto de estímulo durante dos años a partir de 2021 cuando el nuevo presupuesto conjunto y el fondo de recuperación se pongan en marcha adecuadamente.

¿Quién se beneficiaría y en qué condiciones?

El dinero se transferirá directamente a los Estados miembros de la Unión Europea y, con garantías del Banco Europeo de Inversiones, a las empresas.

Parte consistirá en transferencias gratuitas destinadas a los programas habituales de presupuesto de la Unión Europea, incluidas la ayuda al desarrollo y las subvenciones agrícolas. Otros fondos estarán disponibles para los Estados miembros en forma de préstamos basados en los planes de recuperación y reformas que presentarían a Bruselas.

Los objetivos principales son impulsar el desarrollo de las economías verde y digital de la Unión Europea. El acceso a los fondos también estaría condicionado a la defensa del Estado de derecho.

¿Quién pagaría la deuda y cuándo?

El nuevo dinero provendría de un préstamo masivo sin precedentes de la Comisión Europea con cargo al presupuesto de la Unión Europea.

La Comisión ha propuesto vencimientos de bonos de hasta 30 años. Empezaría cubriendo intereses con el presupuesto del bloque para 2021-27 y terminaría de devolver el dinero para 2058.

Los recursos para hacerlo provendrían de los presupuestos del bloque a partir del de 2028, los cuales se nutren de las contribuciones habituales de los Estados miembros y de algunos impuestos ya existentes de la Unión Europea, así como de nuevos gravámenes que la Comisión propone aplicar a las emisiones de CO2, a las transacciones digitales o a las importaciones con huella de carbono.

¿Qué sigue?

El plan de la Comisión necesita obtener el apoyo unánime de los 27 Estados miembros de la Unión Europea, así como del Parlamento Europeo. Los líderes nacionales de la Unión Europea lo discutirán en una cumbre prevista para el 18 y 19 de junio, aunque es probable que cualquier acuerdo final tarde más tiempo en llegar.

Problemas

Todavía existen grandes divisiones sobre cómo se recaudará y cómo se gastará el dinero del plan de estímulo, lo que significa que se avecinan semanas o incluso meses de tira y afloja y que el paquete final de recuperación de la Unión Europea puede terminar difiriendo de lo propuesto el miércoles.

Algunos elementos del plan también requerirían de una complicada ratificación adicional por parte de los parlamentos nacionales.