El multimillonario inversionista George Soros cree que eventualmente uno de los países pertenecientes a la zona euro abandonará la unión monetaria.

Aunque no señaló a ningún país en específico, Soros, famoso por ganar 1,000 millones de dólares al apostar contra la libra esterlina en 1992, instó el domingo a las autoridades a idear un plan B para salvar a la Unión Europea (UE) de un posible colapso económico.

Existe una mayor especulación sobre el destino de Grecia mientras sus políticos luchan por aprobar un plan de austeridad exigido por prestamistas internacionales a cambio de un segundo rescate.

CAMBIOS ESTRUCTURALES, NECESARIOS

Soros reiteró su postura, en un panel de discusión en Viena, de que el euro tuvo una deficiencia básica desde el inicio al no estar apoyado por una cohesión política o un sistema del Tesoro conjunto.

El euro no tuvo precaución sobre las correcciones. No hubo disposiciones para ver la salida de un país del euro, lo que en las actuales circunstancias probablemente es inevitable , afirmó.

Aunque dijo que la sobrevivencia de la Unión Europea es de vital interés para todos , sostuvo que la UE necesitaba cambios estructurales para detener un proceso de desintegración.

No existe un plan B en este momento. Es por eso que las autoridades se están apegando al estatus quo e insisten en preservar los actuales acuerdos en lugar de reconocer que existen deficiencias fundamentales que deben ser corregidas , declaró.

Con una crisis de deuda en miembros periféricos que ha puesto a prueba la cohesión de la UE en momentos de descontento social en países más ricos debido a los rescates, Soros afirmó que los líderes tenían que adoptar medidas para remediar la situación.

Afrontémoslo: estamos al borde de un colapso económico que se inicia, digamos, en Grecia, pero que podría expandirse rápidamente. El sistema financiero permanece extremadamente vulnerable , sostuvo.

Estamos al borde del colapso y éste es el momento de reconocer la necesidad de un cambio , enfatizó.

Algunos pasos que la UE podría adoptar incluyen un mayor presupuesto central, derivar a Bruselas parte de los ingresos por el IVA y triplicar el tamaño del fondo de rescates, puntualizo.