Para Citibanamex sería un error, con importantes impactos negativos a la economía, detener o cancelar las reformas estructurales.

Así lo expresó Ernesto Torres Cantú, director general del grupo financiero, en la clausura de la 26 Reunión Plenaria de Consejos Consultivos y ante el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

El banquero destacó que desde hace mucho se había señalado que el país requería de reformas profundas y bien diseñadas para detonar su enorme potencial. “Hoy que las tenemos, las apoyamos con toda decisión y convicción”.

Resaltó que Citibanamex es, sin duda, el banco de las reformas, y prueba de ello es que ha tenido una importante participación en el impulso de algunas como la financiera, la educativa, la de telecomunicaciones y la energética.

“En total hemos financiado o invertido en 70% de los proyectos que han sido posibles por la reforma energética”, señaló.

En este sentido, reconoció “el liderazgo, convicción y firmeza del presidente Peña en la promoción de esta ambiciosa agenda de cambio estructural, así como la disciplina para mantener el equilibrio macroeconómico”.

Ernesto Torres reconoció que como país se tienen diversos pendientes como los relacionados con inseguridad, corrupción e impunidad. “Tenemos todos, sociedad y gobierno, que dar pasos más firmes en la solución de estos graves problemas y no dejar que pongan en riesgo lo mucho que hemos logrado”.

El director general de Citibanamex, uno de los principales bancos que operan en el país, ( con 1.3 billones de pesos en activos) afirmó también que desde el grupo creen firmemente en la necesidad de mantener la estabilidad macroeconómica y continuar la transformación estructural de México como condición indispensable para el crecimiento que el país demanda y alcanzar los niveles de bienestar anhelados para todos los mexicanos.

“Por eso hemos apoyado el manejo responsable de las finanzas públicas y la aprobación e instrumentación de las reformas estructurales”, dijo.

De la más alta prioridad

Por su parte Jane Fraser, directora general de Citi para América Latina, refirió que la presencia del grupo estadounidense en México, obedece a una visión y estrategia de largo plazo, y prueba de ello es que se tiene la inversión más importante fuera de Estados Unidos.

“Citibanamex es de la más alta prioridad en nuestra estrategia y una fuente de orgullo para todo Citi. Pero necesitamos ver a México continuar construyendo sobre los grandes logros que ha alcanzado y seguir avanzando en las reformas, fortaleciendo sus instituciones y transparencia. Esto permitirá a Citibanamex continuar apoyando e impulsar el progreso del país”, manifestó.

Fraser comentó que en Citibanamex hay una visión optimista del futuro de México, toda vez que es un país que en las últimas décadas ha logrado progresos muy importantes en su economía, instituciones y en los niveles de consumo y bienestar de su población.

“México ha pasado de una economía cerrada a una de las más abiertas y globalizadas del mundo (...) México también ha sabido construir y mantener la estabilidad macroeconómica; con avances muy notables en la fuerza de su marco regulatorio e institucional (...) reconocemos además en México a un país que ha tomado decisiones con firmeza y valentía. Un claro ejemplo de ello es la instrumentación de las reformas estructurales”, expresó.

No obstante, coincidió en que hay grandes pendientes en el país, asociados al cumplimiento del Estado de Derecho, la seguridad y la transparencia, “o los retos que persisten en materia de pobreza y desigualdad”.

En la 26 Reunión Plenaria de Citibanamex, a la que acudieron los 800 empresarios más importantes del país e inversionistas de todo el mundo, estuvieron los tres principales candidatos a la Presidencia de México: Andrés Manuel López Obrador, Ricardo Anaya y José Antonio Meade.

eduardo.juarez@eleconomista.mx