El Banco Mundial (BM) reconoce que un bajo desempeño de la economía genera un entorno más propicio para las actividades ilícitas que generan un ambiente de violencia e inseguridad.

De acuerdo con el vicepresidente del BM para América Latina, Hasan Tuluy, se tiene que replantear la agenda de políticas públicas para dirigir los esfuerzos a favorecer la oferta de empleos formales y dotar a la población de las capacidades y preparación que les facilitará el acceso a plazas de trabajo en sectores lícitos.

En conversación con El Economista, durante su reciente visita al país, dijo que se podría aprovechar el contexto del Pacto por México para promover programas escolares, deportivos y culturales que, junto con el desarrollo de la economía, favorezcan la formación de los jóvenes y limiten la exposición de los mismos a las actividades ilícitas.

Admitió que la violencia suele tener costos que pagan los gobiernos y el sector privado, lo que distrae recursos que podrían invertirse en beneficio del país y de la economía y consideró que en este momento, México está emitiendo señales al exterior que son más positivas que negativas.

¿Cómo se ve México desde el Banco Mundial?

Se ve una economía dinámica que está despertando para aprovechar mejor su potencial en el contexto de incertidumbre global. Veo grandes oportunidades de negocio a las que se están dirigiendo y que están articulando una agenda de objetivos para seguir creciendo al margen de las circunstancias externas. El Pacto por México que recién firmaron las principales fuerzas políticas es una muy buena noticia que despertó grandes expectativas sin lugar a dudas.

¿Qué pasará si no se cumplen las altas expectativas que tienen los inversionistas y mercados, sino se aprovecha este momento?

Realmente se han impuesto ambiciosas metas en los 95 puntos que forman parte del Pacto por México. Pero hace mucho tiempo que no escuchábamos una agenda tan puntual y clara, sobre cambios que además se necesitan para potenciar el crecimiento de la economía. Yo prefiero mantenerme optimista porque hasta ahora, sólo he visto señales que alimentan mis altas expectativas, como es el Pacto mismo y la reforma educativa.

Una de las recomendaciones en las que coinciden los organismos internacionales para México es fortalecer el vínculo comercial con América Latina. ¿Cómo puede hacerse?

Ahí tienen una gran oportunidad. México es un claro líder comercial que cuenta con 44 tratados; sin embargo, es muy poco lo que aprovecha intrarregionalmente. Hay un gran potencial si piensan en que apenas hay 20% de comercio intrarregional, mientras en Asia representa 40% y en Europa 60% de sus intercambios. Y todas las economías saldrían beneficiadas.

¿Cuáles son los principales riesgos que ve el BM para México?

Hay más fortalezas que debilidades. Sí, hay mucha fragilidad en Europa, pero una mejora en la actividad de China que está impulsando el comercio con economías emergentes, lo que podría favorecer también la percepción sobre México. Hay buenas noticias en Canadá y en Estados Unidos que son mercados más vinculados con México y, por tanto, tendrán un impacto más favorable conforme se fortalezca la demanda externa.

[email protected]