Los dirigentes de la Unión Europea (UE) dieron los últimos pasos para entregar en los próximos días los fondos de rescate a Grecia, en una cumbre en Bruselas en la que debaten medidas para impulsar el crecimiento en medio de la austeridad.

"Grecia cumplió con las medidas que le habíamos pedido", aseguró el jefe del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker.

Pero la entrega del rescate a Grecia depende del resultado de la quita de su deuda, advirtió Juncker. "El éxito de una operación de canje de deuda con elevada participación (del sector privado) y un informe final positivo del paquete total de medidas previas adoptadas por Grecia" son condiciones "necesarias" para la entrega de los fondos, dijo en un comunicado.

Pocos días atrás, el Eurogrupo dio a Atenas hasta finales de febrero para aprobar una batería de medidas antes de comenzar a transferirle los fondos de rescate pactados de 130,000 millones de euros.

La operación de canje de bonos griegos en manos del sector privado se lanzó el 24 de febrero y está previsto que los resultados se conozcan el 8 de marzo.

Esta operación sin precedentes en la historia financiera, pretende reducir en 53.5% la deuda en manos de bancos, compañías de seguros o fondos de inversión para aliviar el peso del conjunto de la deuda griega (privada y pública) que se eleva a 350,000 millones de euros.

Grecia necesita recibir el rescate internacional antes del próximo 20 de marzo para poder hacer frente al vencimiento de 14,500 millones de euros en bonos.

"No voy a decir que hemos salido, pero sí hemos dado una vuelta a la página de la crisis", declaró en una conferencia de prensa el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy.

"Esto se ve en los mercados de deuda", añadió.

Los dirigentes de la UE debaten durante dos días medidas para impulsar el crecimiento en un continente que cerrará el año en recesión, según los últimos pronósticos, y azotado por el desempleo, que alcanzó el récord histórico de 10.7% en el bloque de los 17 países de la Eurozona.